Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“No hemos oído ningún ruido especial. Ha sido como un avión”

Incredulidad y dolor entre los vecinos y amigos de la familia de Cintruénigo ante la magnitud de la tragedia

Lunes, 18 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Amigos y vecinos de las víctimas se agolparon e las inmediaciones de la vivienda.

Amigos y vecinos de las víctimas se agolparon e las inmediaciones de la vivienda. (F. Pérez Nievas)

Galería Noticia

Amigos y vecinos de las víctimas se agolparon e las inmediaciones de la vivienda.

CINTRUÉNIGO- Las muestras de dolor y desgarro eran más que evidentes en torno al número 8 de la calle Doctor Arias, un lugar que va a quedar para siempre en la memoria de todos los cirboneros. Conforme avanzaba la tarde la noticia se fue difundiendo y hasta el lugar se fueron acercando amigas, vecinos e incluso compañeros de colegio de los pequeños que no podían creer la noticia que se estaba dando a conocer por el boca a boca y por los móviles. Tanto los pequeños heridos, como el que resultó ileso, como el fallecido Xabier Giménez, son alumnos del colegio público Otero de Navascués y algunos compañeros de clase se acercaron a las inmediaciones de la vivienda. Entre unos y otros, la incredulidad era la nota más destacada al ver cómo un día de celebración se había tornado en drama.

“No hemos oído ningún ruido especial. Ha sido como un avión”, relataba alguno de los vecinos. De hecho, la gran mayoría de los vecinos no se enteraron de la tragedia que había ocurrido tan cerca de sus casas.

Apenas a 50 metros de la vivienda siniestrada, en un garaje similar al de la deflagración, amigos y vecinos de la familia Alvero Chivite, trataban de arropar y consolar a Alicia, la madre de las cuatro hermanas que, con sus familias, vivían una comida como todas las que celebraban los domingos en que se reunían. El apoyo de psicólogas y amigos fue fundamental para comunicarle el fallecimiento de su hija y de su nieto, algo que le fueron haciendo de forma paulatina ya que desconocía la magnitud del suceso. Los vecinos se afanaron en darle agua e infusiones que pudieran calmar su ansiedad hasta que agentes de la Guardia Civil se acercaron para hablar con ella y darle explicaciones.

También diversos representantes del Ayuntamiento de Cintruénigo (segundo municipio ribero por número de habitantes) estuvieron presentes cerca del domicilio dado que la familia es muy conocida en la localidad ribera y los pequeños asistían al colegio del municipio. Hasta última hora de la noche de ayer se desconocía si el Ayuntamiento va a declarar días de luto como muestra de dolor ante el suceso, pero es de esperar que hoy se haga público algún comunicado. - F. P-N.