ES UN HECHO HISTÓRICO

BSH de Esquíroz ha producido un millón de lavavajillas de última generación

EFE - Martes, 19 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 18:20h

Planta de BSH Esquiroz

Planta de BSH Esquiroz. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Planta de BSH Esquiroz

PAMPLONA.- BSH ha alcanzado la producción de un millón de lavavajillas compactos de última generación en su planta de Esquíroz, un hito histórico que ha celebrado hoy con un evento interno en el que ha participado parte de la plantilla y miembros de la gerencia.

El director de la fábrica, Jorge Monllor, ha felicitado a quienes han hecho posible alcanzar esta singular cifra y les ha agradecido el trabajo y el esfuerzo realizado, según informa la compañía en un comunicado.

En su mensaje, ha resaltado que, aunque el millón de lavavajillas compactos se ha alcanzado en ocho años, más de la mitad de la producción se ha logrado en los últimos tres años.

Por su parte, el director del área técnica de BSH en España, José Juste, ha valorado este hito en términos de madurez y consolidación de esta generación de producto y ha puesto de relieve los retos a futuro destacando las competencias del equipo de esta planta y la confianza que la empresa tiene en él para superar esos retos.

Al mismo tiempo ha remarcado la importancia de escuchar al consumidor y de tener capacidad de innovación y desarrollo local para poder responder a sus necesidades de la forma más rápida y adecuada.

El más de un centenar de personas que han participado en el acto han firmado en el lavavajillas compacto número un millón, que será expuesto en las instalaciones.

La fabricación de la generación anterior de lavavajillas compactos comenzó en 1991. Fue en 2009 cuando arrancó el proyecto actual, denominado GV550, fabricando más de 35.000 unidades al año, si bien desde 2015, las unidades fabricadas aumentaron considerablemente y en cuatro años, BSH va a multiplicar por cuatro la producción de estos lavavajillas.

El principal mercado de esta empresa de electrodomésticos es China, donde se exporta el 80 % de las unidades fabricadas.

En ese país, según indica, la costumbre es lavar a mano la vajilla y a continuación, esterilizarla con un electrodoméstico esterilizador que tiene exactamente el mismo tamaño que el lavavajillas compacto. La tendencia es sustituir el esterilizador por este lavavajillas, de manera que obtienen los mismos resultados sin necesidad de lavar a mano.

La producción de este modelo comenzó en Estella y a partir de 2015 se trasladó a la planta de Esquíroz. Aproximadamente cien empleados de Estella se trasladaron y, según señala la empresa, casi tres años después, la línea de lavavajillas compactos emplea a unas 200 personas.

Últimas Noticias Multimedia