Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Pacto sobre protección de migrantes y refugiados

Por Silvia Velázquez - Martes, 19 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Día a día nos encontramos con impactantes noticias relacionadas con las migraciones. En los últimos años el debate se centra en considerar a las inmigraciones y los desplazamientos forzosos como problemas cuya gestión se hace en torno a la seguridad y control de fronteras.

Las migraciones no desaparecerán en el siglo XXI, es más, se intensificarán a causa de factores estructurales que las impulsan, tales como los desequilibrios demográficos, las desigualdades económicas y sociales, los conflictos, los desastres, la violación de los derechos humanos y los efectos del cambio climático.

Las soluciones no pasan por la construcción de fortalezas y vallas para impedir el ingreso al primer mundo a los que buscan desesperadamente una oportunidad para vivir como seres humanos con dignidad, para labrarse un trabajo y un porvenir para ellos y sus familias. El problema es que dichos muros no son sólo físicos sino también mentales. El discurso de los políticos xenófobos para ganar adeptos entre una población descontenta por la precariedad, el paro, y la falta de protección social transmite que el foráneo -el pobre- es una amenaza para su bienestar y tranquilidad. Un chivo expiatorio a quien echarle la culpa de todos los males y a quien hay que expulsar sin contemplaciones, sin ejercer sus derechos, sin conocer sus circunstancias y evitar a toda costa la entrada de más, aunque para ello haya que hacer pactos de devolución con países cuyos gobiernos sólo dan un trato inhumano y vejatorio a estas personas.

La mal llamadacrisis migratoria es en realidad la crisis de los gobiernos por ser incapaces de realizar una gestión responsable, técnica, coordinada y solidaria de la movilidad humana. La falta de voluntad política es clara y no existe ningún afán por parte de las grandes potencias de buscar soluciones a pesar de los instrumentos y organismos que pueden facilitar una acción integradora y eficaz para la futura gobernanza de la migración y su contribución al desarrollo sostenible.

El embajador William Lacy Swing, director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), organismo de las Naciones Unidas para la Migración, hizo recientemente un llamamiento urgente a favor de la migración segura en un mundo en constante movimiento, una labor que permita la gestión de flujos de manera regular para así evitar que las redes de tráfico de migrantes, de trata de personas o la esclavitud moderna sigan haciendo sus negocios con total impunidad. Y en ese sentido, hizo referencia al Pacto Mundial sobre Migración, que se firmará a finales de 2018 y que consistirá en el primer acuerdo intergubernamental negociado bajo el auspicio de las Naciones Unidas, cuyo objetivo es cubrir todas las dimensiones de la migración internacional de una manera total. El Pacto Mundial se enmarca en consonancia con el objetivo 10.7 del Programa de Desarrollo Sostenible de 2030 en el que los estados miembros se comprometen a cooperar internacionalmente para facilitar una migración segura, ordenada y regular, y su alcance se define en el Anexo II de la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes de 19 de septiembre de 2016.

El Anexo 1 de la Declaración de Nueva York establece un Marco de Respuesta Integral para los Refugiados, basado en los principios de colaboración internacional y la distribución de la carga y la responsabilidad encargando a la Agencia de ONU para los Refugiados (ACNUR) la preparación, puesta en marcha de dicho marco y propuesta del texto para el Pacto Mundial sobre Refugiados en su informe anual ante la Asamblea General en 2018.

En fin, se espera una gran participación y colaboración de los estados miembros pese a la reciente desvinculación de Estados Unidos por decisión de su presidente Donald Trump por considerarlo “incompatible” con su política migratoria,

El Pacto Mundial también puede ser una magnífica oportunidad para desbloquear el asunto del reparto de los refugiados, que enfrenta al Consejo y a la Comisión Europea, al haber fracasado el sistema de cuotas obligatorias aprobada en 2015 para reubicar a 160.000 personas desde Grecia a Italia hacia el resto de los estados miembros en dos años.

Esperamos la aprobación del Pacto Mundial con un gran consenso para 2018.

La autora es presidenta de FAIN (Federación de Asociaciones de Imigrantes de Navarra)

Herramientas de Contenido