El juicio contra el autor del ataque con explosivos que dejó herido a Marc Bartra comienza este jueves

EP - Miércoles, 20 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 14:06h

Marc Bartra tras el atentado sufrido.

Marc Bartra tras el atentado sufrido. (Instagram (@marcbartra))

Galería Noticia

Marc Bartra tras el atentado sufrido.Luna rota en la parte trasera del bus atacado y que dañó a Bartra.

DORTMUND (ALEMANIA). La justicia alemana comenzará a juzgar este jueves al presunto autor del ataque con explosivos perpetrado en abril contra el autobús del Borussia Dortmund, en el que resultaron heridos el defensa español Marc Bartra y un escolta policial.

El único inculpado, el ruso-germano Serguei W., de 28 años, será juzgado por intento de homicidio después de presumiblemente actuara movido por la codicia y preparara un ataque para obtener grandes ganancias en la Bolsa.

"Todos pensamos que moríamos. Algunos jugadores se tiraron al suelo y le gritaron al conductor que nos llevase de regreso. No sabíamos si iba a haber más bombas o si un comando de asesinos iba a irrumpir en el bus para dispararnos", ha declarado al respecto el centrocampista español Mikel Merino, ahora jugador del Newcastle United pero que en ese momento defendía los colores del conjunto germano.

El 11 de abril, tres explosivos con piezas de metal estallaron al paso del autobús del Borussia Dortmund, que debía jugar ese día ante el Mónaco un partido de la Liga de Campeones de fútbol. El encuentro fue suspendido y se disputó al día siguiente.

En el ataque resultó herido Bartra, que tuvo que ser intervenido debido a una fractura del radio de la mano derecha y causó baja en el equipo durante varias semanas.

A pesar de que en un principio se barajó la motivación terrorista porque en el lugar de la explosión fueron halladas tres cartas que apuntaban a vínculos islamistas, finalmente la Policía detuvo como responsable del ataque a un joven de 28 años a quien acusó de actuar por motivos económicos.

Según las pesquisas, el hombre, un técnico electrónico de profesión, había activado los explosivos con el objetivo de ganar dinero especulando, después de adquirir el mismo día del ataque 15.000 opciones de compra de títulos del Dortmund, el único club de la Bundesliga que cotiza en Bolsa.

W. fue detenido diez días después del atentado tras ser vigilado por la Policía. El acusado niega los hechos, según informó hace tiempo su abogado.