Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Salud indemnizará a los empleados que se quedaron sin trabajo con la marcha de Mediterránea de Cátering

Varias sentencias avalan su demanda de subrogación tras asumir Osasunbidea sus servicios con personal propio

Txus Iribarren - Miércoles, 20 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El Comité de Mediterránea realizó diversas concentraciones que obligaron a mejorar el pliego de un concurso que luego quedó desierto.

El Comité de Mediterránea realizó diversas concentraciones que obligaron a mejorar el pliego de un concurso que luego quedó desierto. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

  • El Comité de Mediterránea realizó diversas concentraciones que obligaron a mejorar el pliego de un concurso que luego quedó desierto.

Pamplona- El Juzgado de lo Social ha dado la razón a los ex trabajadores de Mediterránea de Cátering que se quedaron en una especie de limbo laboral tras la renuncia de su empresa a concursar en mayo de 2017 para prestar servicios auxiliares (emplatado, distribución y limpieza) en la primera fase de la reversión parcial de las comidas del CHN, lo que llevó a la Administración a anticipar la asunción con personal propio también de estas tareas sin subrogar a estos empleados, al entender que debería prevalecer un sistema de mérito y capacidad en el acceso al empleo público, según el contexto legal del momento.

En medio de esta doble situación encadenada, un centenar largo de empleados de esa empresa se quedaron sin trabajo y parte de ellos acudieron a los tribunales. Éstos les han dado razón y ya han llegado las primeras cinco sentencias favorables que, apelando al Estatuto de los Trabajadores, interpretan que sí cabía subrogación, una tesis que se ha visto reforzada por dos acontecimientos posteriores a la decisión del Ejecutivo y que pueden tener consecuencias de cara a nuevas “internalizaciones”: la nueva ley de contratos públicos de noviembre y la jurisprudencia. Ambas dan un giro a la práctica habitual y apuntalan la obligación de subrogar al personal en el caso de revertir privatizaciones. De todas formas, en este caso concreto, el Gobierno de Navarra optará por indemnizar a estos trabajadores ya que ya tiene personal propio contratado y formado en las mismas labores.

Este es el penúltimo episodio del culebrón cocinas del CHN y Mediterránea de Catering que se ha alargado durante más de seis años en un camino de ida y vuelta entre un servicio que era público y funcionaba correctamente en 2011 hasta ser -de nuevo- un servicio público que funciona satisfactoriamente en 2017. Entre medio, informes de Comptos, crisis políticas, conflictos sindicales, un cambio de gobierno y muchos usuarios y trabajadores perjudicados por una u otra razón. Los últimos fueron este colectivo que se quedó en una especie de limbo debido a la citada situación en la que Mediterránea de Catering, al verse privada del grueso del servicio (el Gobierno decidió asumir los procesos clave de las comidas como aprovisionamiento y elaboración), no concursó en la convocatoria para las tareas auxiliares que sí incluían, por la normativa del ámbito laboral privado y de las bases, el trasvase de personal. El departamento de Salud, según el contexto jurídico y normativo de ese momento, descartó una subrogación desde la Administración Pública y tuvo que acelerar la selección y formación de personal propio. Por ello, ante estas sentencias que le daban la opción a readmitir o indemnizar, va a optar por esta segunda vía que puede suponer, según los casos, entre 2.700 u 8.000 euros.

seis años, muchos giros

Año 2011: UPN, por privatizar. La consejera Marta Vera propone externalizar las cocinas del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), defendiendo que supone un ahorro de 3,5 millones. Ante esta decisión, los sindicatos se movilizan y convocan huelgas.

Febrero de 2012: Comptos lo cuestiona. Comptos emite un informe sobre el estudio del SNS-O que plantea unificar las cocinas de los hospitales, modificar el sistema de producción en caliente por el de frío y dejar su gestión en manos de una empresa privada, que asumiría las obras de las cocinas, lo cual supondría un ahorro de 2,8 millones. Comptos concluye que Salud no justifica convenientemente el ahorro que supondría la externalización y pide que se analicen todas las alternativas.

Marzo de 2012: el concurso de Mediterránea. Osasunbidea convoca el concurso, que adjudica en julio a Mediterránea de Catering para un periodo de cuatro años y por un valor estimado de 22,8 millones (IVA excluido). Mientras, continúan las movilizaciones laborales pidiendo que se paralice la privatización.

Enero de 2013: arranque con miles de quejas. Mediterránea de Catering, que invierte algo más de 6 millones en la obra de unificación y adaptación de las instalaciones, se estrena al frente de las cocinas con numerosos problemas y quejas de trabajadores y de los pacientes ingresados. En el primer año, el SNS-O registra 2.211 reclamaciones.

Junio de 2014: Comptos se reafirma. La Cámara de Comptos emite un informe en el que sostiene que “el ahorro en el servicio de alimentación de los hospitales viene de la unificación de las cocinas y del nuevo sistema de producción en frío, no de la gestión externa del mismo”. De hecho, según sus cálculos, “si el servicio se hubiera seguido prestando con medios propios, con las cocinas unificadas y el nuevo sistema, el coste anual hubiera sido 670.000 inferior al que ha supuesto la externalización”. El Parlamento insta al Gobierno a recuperar la gestión pública de las cocinas.

Julio de 2015: Gobierno del cambio. El acuerdo programático incluye la reversión al sector público de las cocinas del CHN.

Febrero de 2016, Domínguez anuncia una reversión parcial. El consejero Fernando Domínguez traslada a la opinión pública y a los sindicatos las grandes líneas de su propuesta de reversión: asumir los servicios centrales de cocina en junio de 2017 y preparar los contratos de adjudicación para los auxiliares (emplatado, distribución, limpieza)...

Junio de 2017. Tras quedar desierto los concursos, Osasunbidea asume con personal propio toda la gestión alimentaria.

Herramientas de Contenido