Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
el actual alcalde ve "lógica" la dimisión

Dimite Javier Gárriz, exalcalde y edil de UPN en Murillo el Fruto

Renuncia tras haber usado de forma irregular una tarjeta para discapacitados

Ainara Izko - Miércoles, 20 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Javier Gárriz, en el centro, presidiendo un pleno durante la legislatura pasada.

Javier Gárriz, en el centro, presidiendo un pleno durante la legislatura pasada. (A. Izko)

Galería Noticia

  • Javier Gárriz, en el centro, presidiendo un pleno durante la legislatura pasada.

murillo el fruto- Javier Gárriz Gabari, concejal de UPN en el Ayuntamiento de Murillo el Fruto, ha presentado su dimisión tras haber reconocido que ha estado utilizando durante varios años y de forma irregular una tarjeta de estacionamiento para discapacitados y personas con movilidad reducida, pese a no cumplir los requisitos necesarios para su uso.

Y es que, según establece la ordenanza que regula la concesión de este tipo de tarjetas (que data de 2006), el solicitante debe acreditar una discapacidad del 33% para su obtención (entre otros requisitos), cuando la de Gárriz, tal y como él mismo admitió hace unos días a este periódico, es del 24%. Se da la circunstancia de que Gárriz era alcalde del municipio en el momento de la concesión de la tarjeta a su favor (lo fue durante cuatro legislaturas, un total de 16 años, desde 1999 hasta 2015), incurriendo, bajo el punto de vista del actual equipo de gobierno, en un posible caso de ”corrupción” ya que disfrutó de “un beneficio al que no tenía derecho, por el mero hecho de haber sido alcalde”, lamentan desde la Agrupación Independiente Murillo (AIM).

Preguntado por esta cuestión el viernes pasado, indicó que obtuvo la tarjeta en 2013, tres o cuatro meses antes de recibir la documentación que acreditaba su grado de discapacidad. En aquel momento dijo, sin embargo, no haber dado importancia al hecho de haberla conservado porque únicamente la utilizaba “para ir a consultas y cuestiones de ese tipo” y que, cuando le pidieron que la devolviera, lo hizo para evitar “follones”. Algo que choca directamente con la información que traslada el actual alcalde, Juan Carlos Gabari (AIM), quien desvela que Gárriz se habría puesto en contacto hace tan solo dos o tres meses con los empleados municipales para adaptar los datos de la mencionada tarjeta de estacionamiento a la matrícula de su nuevo vehículo.

Recordar que los hechos se remontan unas semanas atrás, cuando el actual equipo de gobierno tuvo conocimiento de que el ex primer edil había estacionado su vehículo en una zona de Pamplona reservada para discapacitados, exhibiendo en el salpicadero de su coche la característica tarjeta azul. Fue entonces cuando el actual alcalde (primo, a su vez, de Gárriz) procedió a comprobar si la misma se había expedido o no por el Consistorio. Fruto de la investigación, se encontró con que “en el archivo municipal constaban únicamente indicios de que pudiera ser titular de la tarjeta número 10, pero la carpeta correspondiente a dicho expediente se encontraba vacía, sin que obrase en la misma ni un solo documento de los requeridos en la citada Ordenanza Municipal;así como tampoco copia de la resolución administrativa por la que se hubiese acordado su concesión”. Como consecuencia, el alcalde le remitió el lunes de la semana pasada un requerimiento a Gárriz para que presentase en un plazo de 15 días una copia del documento administrativo que acreditase la concesión de la tarjeta o, en su defecto, la misma para proceder a su anulación o destrucción. El miércoles, 13 de diciembre, Gárriz entregó el original de la referida tarjeta, constatándose que se trataba, efectivamente, de la número 10. El 18 de diciembre (lunes), por su parte, presentó su dimisión, la cual se hará efectiva en el Pleno que se celebrará, muy probablemente, la semana que viene.

“Veo lógica su dimisión. De hecho, considero que tenía que haber dimitido antes. Lo que ha pasado ha sido muy fuerte. Ha sido la gota que ha colmado el vaso”, subrayó el alcalde de Murillo el Fruto, no sin antes recalcar que ha solicitado varios informes, uno de ellos al secretario municipal y otro al Gobierno de Navarra, para aclarar lo sucedido. Si se acredita la comisión de un delito de prevaricación (sancionado con pena de inhabilitación de 9 a 15 años), el Consistorio no descarta poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Por último, señalar que entre las polémicas protagonizadas por Gárriz destaca la multa de 400 euros que tuvo que abonar en 2010, siendo vicepresidente de la Mancomunidad de Mairaga, por haber cogido agua de una boca de riego para llenar las piscinas municipales.

Este periódico ha tratado, sin éxito, de ponerse en contacto con Javier Gárriz para contrastar la información.

Herramientas de Contenido