suceso cerca de una estación de tren

Dos arrestados en Melbourne tras atropellar a más de una decena de personas

EP - Jueves, 21 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 09:01h

Cordón policial en Melbourne.

Cordón policial en Melbourne. (EFE)

Galería Noticia

Cordón policial en Melbourne.

MELBOURNE. El jefe de la Policía en el estado australiano de Victoria, Russel Barret, ha asegurado que el atropello masivo que ha dejado a unas quince personas heridas este jueves en el distrito financiero central de Melbourne, en el sureste de Australia, ha sido "un acto deliberado", según informa el diario local 'The Age'.

En declaraciones a la prensa en el lugar de los hechos, Barret ha dicho que la Policía australiana cree el atropello ha sido un acto intencionado pero aún desconoce la "motivación" que ha tenido el hombre que iba al volante del vehículo, que ya ha sido arrestado. "No sabemos la motivación y todavía estamos en las primeras fases de una investigación", ha indicado.

El alto mando policial ha pedido a los ciudadanos que eviten acercarse a la zona del atropello, que ha tenido lugar cerca de la estación de tren de la calle Flinders, en el distrito financiero central de Melbourne.

Ante la pregunta de si el atropello puede ser considerado un acto terrorista, Barret ha dicho que todavía es demasiado pronto para pronunciarse y ha señalado que aún no se han presentado cargos contra los dos hombres detenidos por el atropello, el conductor del todoterreno y otro individuo.

Las autoridades han señalado que hay trece personas heridas en el atropello que han sido trasladadas a centros hospitalarios y otras dos que están recibiendo asistencia médica en el lugar de los hechos. Entre los heridos figura un niño de poca edad, según informa la cadena de televisión australiana ABC.

John, un testigo de los hechos, ha contado que ha visto un vehículo todoterreno circulando a "gran velocidad" y "golpeando a personas" pasadas las 16.30 horas del jueves.

"He visto un coche, un todoterreno que venía a gran velocidad y he escuchado la colisión con varias personas con maletas y lo que debían ser carros de la compra y espero que no fueran carritos de bebé", ha explicado el testigo, en declaraciones a la cadena de radio local ABC Melbourne. "Nunca he visto algo así antes y todavía no he dejado de temblar", ha añadido.

El niño que ha resultado herido ha sido trasladado al Hospital Infantil Real con pronóstico grave. El atropello ha tenido lugar en el distrito financiero central de Melbourne, cerca de la estación de tren de la calle Flinders.

El dueño de una panadería cercana, que se ha identificado como Jim, ha contado que la intersección estaba "llena de peatones" cuando el coche ha irrumpido en la zona y ha empezado a arrollar a personas. "Vino a parar justo cerca de la parada del tranvía, quizá el lateral de la parada de tranvía le detuvo, pero la única cosa que parecía estar ralentizándole es la cantidad de peatones que había golpeado", ha relatado.

"Todo lo que se ha podido oír es 'bang bang bang bang'", ha contado David, otro testigo de lo sucedido, que ha señalado que el coche parecía estar circulando a una velocidad de entre 60 y 100 kilómetros por hora.

"Cuando la Policía ha llegado, que ha sido probablemente dos o tres minutos después, ha arrestado al conductor", ha asegurado. Sarah, una joven de 18 años, ha dicho que lo que ha visto al salir de la estación de tren es una escena "horrorosa" y los heridos parecían estar "muy graves". Hemos visto como unas diez personas tendidas en el suelo", ha indicado.

La Policía ha dicho que ha desplegado un dispositivo de seguridad en toda la zona del distrito financiero centro de Melbourne, en las inmediaciones de la estación de tren de la calle Flinders para "garantizar la seguridad de la comunidad".

Melbourne ha permanecido en estado de alerta alta desde que en enero de 2017 un hombre atropellara a varias personas en una calle cercana a un centro comercial. Desde entonces, las autoridades locales han instalado bolardos de cemento en varios puntos del distrito financiero central, incluidas la plaza de la Federación y la estación de Southern Cross, para impedir nuevos ataques con vehículos.