A la contra

Codo con codo

Por Jorge Nagore - Jueves, 21 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

el Navarrómetro de ayer, por el cual se produciría un empate a 25 escaños entre los 2 bloques de 4 partidos -Bildu (9), Geroa (8), Podemos (6) e IE (2) sumarían 25, los mismos que UPN (16), PSN (5), PPN (3) y Ciudadanos, que entraría con 1- no supone nada especial ni relevante con respecto al de hace un año -también había empate a 25- ni tampoco con respecto a las elecciones de 2015. De hecho, si cogemos los porcentajes obtenidos en aquellas elecciones vemos que el bloque UPN-PSN-PPN-C’s obtuvo el 47,6% de los votos y que el Navarrómetro de ayer les da el 47,1%, mientras que el cuatripartito consiguió el 47,3% y la encuesta de ayer le asigna un 46,7%. Las variaciones, por tanto, son mínimas, aunque es obvio que sí señalan un claro descenso del PSN -pasa del 13,3% en 2015 al 10,4% ayer- o de Podemos -del 13,6% al 11,2%-, subidas de Bildu, PPN y en menor medida UPN y una leve bajada de Geroa de 0,6 puntos. Pero, por bloques, la situación es de una igualdad y constancia muy claras. Al menos en lo relativo a estas encuestas, que luego suelen verse sorprendidas por la realidad. Pero, si las tomamos como espejo actual, denotan que si en 2015 la balanza se decantó por muy poco -Ciudadanos no entró al Parlamento por apenas 150 votos y ahora entraría por apenas 300- en 2019 la cosa no va a variar en exceso, aunque sí que el Navarrómetro está mostrando que llevar el peso del gobierno le está resultando más caro -en la encuesta- a Geroa Bai que a Bildu, que en un hipotético escenario de repetición de gobierno cuatripartito estaría por delante de Geroa. En cualquier caso, un camino muy largo aún a seguir por los 8 partidos hasta la primavera del 2019, un camino en el que la oposición estará más atenta que nunca a plasmar cualquier error de calado del Gobierno y a cualquier desavenencia interna aireada públicamente. Parece ser ya hora de que algunos ahí dentro lo capten.