Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El cuatripartito saca adelante los terceros presupuestos de la legislatura

UPN, PSN y PPN han votado en contra - En el trámite parlamentario del proyecto se han incorporado alrededor de 150 enmiendas

EP - Jueves, 21 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 13:45h

Barkos atiende a una intervención de Javier Esparza en el pleno.

Barkos atiende a una intervención de Javier Esparza en el pleno. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Barkos atiende a una intervención de Javier Esparza en el pleno.

PAMPLONA. El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado, con los votos favorables de los grupos que conforman el cuatripartito y el rechazo de UPN, PPN y PSN, la Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias, que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2018.

La Ley de reforma fiscal recién aprobada contempla un conjunto de medidas impulsadas por el Gobierno de Navarra que producirán efectos en las retenciones de IRPF de 2018 y en las declaraciones de 2019.

Entre las principales novedades de la norma, es destacable la modificación del IRPF, al incrementar en 100 euros la deducción por cada hijo menor de 3 años.

Además, es remarcable la recuperación de la desgravación del 40 % a los arrendadores de vivienda que no lo hagan a través de Nasuvinsa, siempre y cuando "adquieran el compromiso de, una vez finalizado el arrendamiento vigente, incorporar su vivienda al programa de intermediación".

Entre las enmiendas que han prosperado, destaca aquella que exime de la obligación de practicar retención en el IRPF a aquellos beneficios que procedan de operaciones realizadas a través de la sociedad pública instrumental Nasuvinsa.

También se ha resuelto incrementar las cantidades en concepto de deducción por arrendamiento y que "los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios sea igual o superior a 20 millones e inferior a 60 aplicarán una reducción del 50 % (en lugar del 70 %), que será del 25 % si la cifra de negocios alcanza o supera los 60 millones".

En cuanto a la lucha contra el fraude fiscal, se ha determinado que los funcionarios del Servicio de Recaudación que realicen actuaciones presenciales de embargo. Estos tendrán derecho a percibir un complemento de productividad que "no podrá exceder el 30 % del sueldo inicial del correspondiente nivel".

El parlamentario de Geroa Bai Jokin Castiella ha indicado que se trata de una reforma "que no tiene un afán requisatorio y que, en cambio, responde a una política social bien entendida" que necesita "de un respaldo en una política de ordenamiento fiscal". "Esta ley quiere avanzar por ese camino", ha afirmado.

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha subrayado que "por mucho que el tripartito de la oposición se empeñe en decir que es un infierno fiscal", Navarra está "todavía a la cola" en comparación con otras comunidades. "Ese infierno fiscal que ustedes describen, entendemos que no es tal", ha trasladado a los grupos de la oposición, tras apostar por "elevar esa presión fiscal".

En nombre de Podemos-Ahal Dugu, Laura Pérez ha manifestado que esta reforma es "satisfactoria" para la formación morada porque "se han conseguido muchas de las medidas" reivindicadas, aunque ha matizado que "todavía es largo el recorrido que queda por hacer".

El portavoz de IE, José Miguel Nuin, ha asegurado que la subida de la presión fiscal que defiende el cuatripartito es "selectiva, en absoluto es indiscriminada y se centra en rentas altas y beneficios empresariales". "Estamos convencidos de que esta nueva reforma avanza en dar más progresividad, equidad y más capacidad recaudatoria a nuestro marco fiscal", ha apostillado.

El regionalista Juan Luis Sánchez de Muniáin ha subrayado el "deterioro" que causa esta reforma fiscal con la que UPN discrepa "profundamente", al igual que la socialista Ainhoa Unzu, que ha trasladado que el PSN "no comparte en buena medida" esta modificación porque con ella se sigue "atacando las rentas de los trabajadores, principalmente".

La portavoz popular, Ana Beltrán, ha denunciado que con esta reforma "vuelven a sangrar, con más saña si cabe, al ahorro, a los planes de pensiones y a los compradores de vivienda". "Quiten ya el mantra de que solo es una reforma fiscal para ricos porque no se lo cree nadie", ha manifestado.

Durante la sesión también ha sido aprobada la incorporación de unas nuevas tarifas aplicables en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica que está contemplado en la ley foral de Haciendas Locales.

Barkos muestra su "enorme satisfacción"

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, ha mostrado una "enorme satisfacción" ante la aprobación hoy de los Presupuestos. Ha asegurado que los Presupuestos son un instrumento "fundamental en la estabilidad para el desarrollo de la sociedad". Y ha añadido que son además "una de las herramientas fundamentales en el cumplimiento de trabajo que un gobierno debe llevar a cabo y a la que una mayoría parlamentaria está obligada".

Aprobada la modificación parcial de la Ley Foral de Haciendas Locales

Tramitada en lectura única y sometida a la exigencia de mayoría absoluta, la Ley tiene por objeto clarificar los efectos de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) 72/2017, de 5 de junio, en relación con la gestión y aplicación del Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Así, habida cuenta que el mencionado fallo declara nulos los artículos 175.2, 175.3 y 178.4 de la Ley Foral 2/1995 de Haciendas Locales, se efectúan las modificaciones pertinentes para no someter a tributación aquellos supuestos en los que no exista un incremento de valor en la transmisión de los terrenos de naturaleza urbana a partir del 15 de julio de 2017, cuando ya era pública la sentencia del Tribunal Constitucional. En ese marco, si el sujeto pasivo acredita la inexistencia de incremento de valor, ya sea a título oneroso, tomando como reales los valores satisfechos en la transmisión y adquisición del inmueble, ya sea a título lucrativo, asumiendo aquel que conste en la declaración del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, la transmisión del terreno no se someterá a gravamen, procediendo, en su caso, la devolución de los importes incorrectamente devengados conforme a la normativa vigente en esa fecha (la segunda mitad del ejercicio aún en curso). Por el contrario, si una vez acreditado el incremento de valor en la transmisión diera lugar a tributación, a los hechos imponibles que se produzcan a partir del 1 de enero de 2018 se les aplicará una normativa diferente a la que rige entre el 15 de julio y el 31 de diciembre de 2017. En cualquier caso, la declaración inicial de sujeción o no al tributo tendrá carácter provisional, quedando a expensas de la liquidación definitiva que corresponda. A las liquidaciones firmes de hechos imponibles producidos con anterioridad al 15 de julio de 2017 no les será de aplicación la presente Ley Foral, con lo que no procederá devolución de ingresos indebidos. Es más, "continuarán hasta su completa terminación los procedimientos recaudatorios derivados de las mencionadas liquidaciones y se exigirán íntegramente las deudas tributarias aplazadas o fraccionadas". Por el contrario, si la firmeza es alcanzada con posterioridad a esa fecha, 15 de julio de 2017, resultará de aplicación esta Ley y cabrá, en su caso, la devolución de ingresos indebidos. A partir del 1 de enero de 2018 y en virtud de la nueva redacción dada al artículo 175 de la Ley Foral de Haciendas Locales, para la determinación de la base imponible se multiplicará el valor del terreno por un coeficiente que estará en relación con el período de generación del incremento de valor. Adicionalmente, también como novedad, se gravarán los supuestos en que el período de generación sea inferior a un año. En este caso, se prorrateará el coeficiente anual teniendo en cuenta el número de meses completo, no así las fracciones de mes. Para la determinación de estos coeficientes se ha partido de los valores medios de cada año correspondientes a inmuebles situados en Navarra y se les ha restado el módulo del coste de construcción aprobado para la valoración catastral. Los coeficientes consignados en la presente Ley tienen la consideración de máximos, de manera que el ayuntamiento podrá fijar otros menores, que deberán ser actualizados anualmente. Por otra parte, la Ley amplía en cinco puntos el tipo máximo del gravamen que puedan aprobar los ayuntamientos, cuya horquilla oscila ahora entre el 8% y el 20%.