La Comarca Arga mantiene agua y basuras (SCPSA) y fusionará servicios sociales y transporte en dos subáreas

La contribución urbana gravará las viviendas desocupadas a través de una reforma legal

Jueves, 21 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Trabajadores del Servicio de Atención Ciudadana de la MCP.

Trabajadores del Servicio de Atención Ciudadana de la MCP. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Trabajadores del Servicio de Atención Ciudadana de la MCP.

pamplona- El órgano gestor de cada una de las once nuevas unidades territoriales en las que se divida Navarra va a ser la Comarca que, en el caso de Iruñerria y otros valles de la zona norte (Comarca Arga), tendrá además dos subáreas dotadas a su vez con sus propios órganos de gestión: la Cuenca de Pamplona y los Valles. El director general de Administración Local Xabier Lasa destacó ayer, tras la presentación del anteproyecto que sale ahora a exposición pública, la continuidad laboral de los trabajadores que ahora dependen de otros órganos supramunicipales como la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona o mancomunidades de servicios sociales. El agua y los residuos seguirán dependiendo del mismo ámbito comarcal, y el resto de las tres competencias propias obligatorias de las comarcas (servicios sociales, ordenación territorial y prestación de los servicios de Secretaría e Intervención en concejos y en ayuntamientos de menos de 1.500 y de 3.000 habitantes, respectivamente) se dividirán en las dos nuevas subáreas. El transporte público por ejemplo o los servicios sociales estarían integrados en cada una de estas subáreas. “El servicio de transporte público lo gestionará la Comarca en función de las indicaciones que le de el consejo de cada subcomarca”, abunda. El actual servicio se mantendría en el ámbito urbano como hasta ahora. En cambio, las actuales mancomunidades de servicios sociales que aúnan a muncipios de la conurbación de Pamplona desaparecen. “Los trabajadores seguirán como hasta siendo parte de la empresa pública sólo que ahora dependerán directamente de la Comarca”, destaca Lasa. No obstante, las subcámaras a través de sus consejos tendrán capacidad de “gestión y de toma de decisiones. Por ejemplo, en lo que se refiere a los servicios sociales de Ultzama, Anué y Odieta si mantienen o amplian a otros pueblos, incrementan el servicio de atención domiciliaria o la plantilla”. Lo mismo ocurriría en el ámbito de la Cuenca. “Se sigue trabajando en coordinación con los Servicios Sociales en distinguir zonas urbanas y rurales paraposibilita una mejor planificación porque, a día de hoy, los intereses y las necesidades de las zonas urbanas es diferente. “En zonas rurales los servicios de atención domiciliaria necesitan más refuerzo en el tema la dependencia, mientras que en otras zonas más urbanas los problemas tienen más que ver con la integración de minorías o gestión de rentas garantizadas. También la variable del transporte en zonas de baja densidad cambia y es necesario poner más medios a nivel social”. “Esta nueva distribución se adecúa más a las características del territorio y el hecho de que se unifiquen muchas de las mancomunidades que existían (más de 40 sólo de servicios sociales) -en 11 como máximo- supone mejorar la planificación desde una centralidad, y un mejor aprovechamiento de los recursos y materiales humanos”, explicó.

Siguiendo este esquema SCPSA seguiría como sociedad pública adscrita a la nueva entidad Comarca Arga. El ente MCP desaparece como tal, se mantiene su estructura que “se integra con sus trabajadores en la nueva comarca”.

Las competencias en materia de ordenación del territorio se circunscriben por otro lado, detalla Lasa, a la redacción de los planes sectoriales o PSIS. “Los ayuntamientos mantienen todas sus competencias en materia de urbanismo pero cuando haya proyectos de interés supramunicipal que afecten a más de un municipio dentro de la misma comarca, en lugar de hacerlo el Gobierno de Navarra, lo planificará la Comarca”, destaca. A su vez, los cambios respecto al documento inicial han sido fruto del proceso participativo mantenido con los diferentes ayuntamientos y reconoce que “el concepto de subcomarca ha dado solución a algunos problemas sobre todo en la zona centro”. La creación de las comarcas y los cambios impositivos y de financiación se regularán a través de una segunda ley, “y se tiene que aprobar en un plazo de un año a partir de la aprobación de la primera, ala de la reforma general”. Serán leyes diferenciadas a su vez las que definan cada una de las comarcas. “Modelos de comarcalización hay varios a nivel europeo y los más cercanos los ejemplos aragonés y el catalán. Nuestro modelo ha sido adaptado a la realidad de Navarra”, reitera.

nuevo impuestoRespecto a la posibilidad de gravar las viviendas vacías explica que la vía será la contribución urbana. “La idea es que aquellas viviendas deshabitadas es que paguen el máximo gravamen el primer año, que es el 0,5, el segundo año el 1 y, el tercer año, el 1,5, y ahí se estabiliza. Es decir, una vivienda deshabitada va a tener que pagar más contribución que la que está ocupada dentro de la filosofía de generar una cultura de alquiler y de evitar que haya más viviendas vacías”, expuso. Esta medida, que implica una definición previa de los requisitos de deshabitada, conlleva una modificación de la ley de Haciendas Locales con un plazo hasta diciembre de 2019. - A. Ibarra

Comarca arga

Subcomarca Pamplona-Iruñerría: Ansoáin, Aranguren, Barañáin, Beriáin, Berrioplano, Berriozar, burlada, Cizur, Galar, Huarte, Noáin, Orkoien, Pamplona, Tiebas-Muruarte de Reta, Valle de Egüés, Villava-Atarrabia, Zizur Mayor.

Subcomarca Valles-Haranak: Anue, Belascoáin, Bidaurreta, Cendea de Olza, Ciriza, Echarri, Esteribar, Etxauri, Ezcabarte, Goñi, Iza, Juslapeña, Lantz, Odieta, Olaibar, Ultzama, Valle de Ollo, Zabalza.