Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

* CeCP se presentó bajo la denominación Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP).

Los ‘comuns’ de Domènech quedan en terreno de nadie

El ‘procés’ pasa factura a CatECP, que se deja una sexta parte de su electorado

Imanol Fradua - Viernes, 22 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

La alcaldesa de Barcelona y candidata de Catalunya en Comu-Podem, Ada Colau, deposita su voto en el centro Cívico La Sedeta de Barcelona

La alcaldesa de Barcelona y candidata de Catalunya en Comu-Podem, Ada Colau, deposita su voto en el centro Cívico La Sedeta de Barcelona (EFE)

Galería Noticia

  • La alcaldesa de Barcelona y candidata de Catalunya en Comu-Podem, Ada Colau, deposita su voto en el centro Cívico La Sedeta de Barcelona
  • Ada Colau besa a Xavier Doménech tras conocer los resultados.

pamplona- “Tenim la clau- Tenemos la llave”. Es el lema que Catalunya En Comú-Podem (CatECP) ha expandido a los cuatro vientos durante los últimos días de campaña para llevar a los suyos en volandas a las urnas. Loscomuns encabezados por Xavier Domènech se dejaron más de 50.000 votos y tres parlamentarios con respecto a las elecciones de hace dos años. Ello supondrá no tener en sus manos la llave para abrir la puerta de su pretendida alianza progresista con ERC y PSC. La coalición, amalgama de siglas de diferentes formaciones bajo el mando de Podemos, se aboca a ser prescindible en el Parlament al no triunfar en su afán de ser alternativa a los soberanistas y los unionistas. Quedan en terreno de nadie.

Con una sociedad fuertemente polarizada entre constitucionalistas e independentistas, CatECP pretendía romper esa dicotomía alzando la bandera de las políticas sociales durante la campaña. Los catalanes no han optado por esa fórmula intermedia, al menos electoralmente. La errática y en ocasiones tibia respuesta de los morados y su cúpula en Madrid ante los acontecimientos del procés soberanista ha pasado una factura abultada. Al inicio lo hizo en el seno de Catalunya Sí Que Es Pot -su anterior marca-, que se partió en dos en el debate de la Ley del referéndum de septiembre. Es por ello que Podemos salió a rescate de su filial catalana para montar a velocidad de vértigo la nueva coalición. Por el camino quedó el líder de Podem, Albano Dante Fachín, y emergieron el liderazgo de Domènech y la figura de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que trataron de allanar el camino electoral con su tirón popular.

La campaña, no obstante, siempre se desarrolló cuesta arriba para CatECP. La recuperación del PSC, que ha sabido atrapar mejor el voto progresista de tintes no independentistas, ha ejercido además de freno en una contienda electoral en la que Domènech y los suyos repartieron críticas al bando independentista por la unilateralidad de sus acciones, mientras hacían lo propio con el Gobierno de Rajoy por la aplicación del artículo 155. El apoyo de Madrid, en la persona de un Pablo Iglesias que se ha prodigado en actos, tampoco ha surtido efecto. Nadar entre dos aguas ha repercutido en las urnas.

CatECP queda como quinta fuerza de un Parlament de mayoría soberanista, en favor del derecho a decidir y escorado, aunque mínimamente, hacia las tendencias conservadoras. Su proclama de erigirse en la única alternativa a la derecha también ha caído en saco roto, ya que CatECP queda en tercera posición en la carrera de las formaciones de izquierda. Pese al revés sufrido, Domènech valoró positivamente el trabajo que los comuns podrán realizar a partir de ahora en el Parlament. No puso paños menores a la derrota, pero sí lanzó un mensaje de optimismo. “El origen de estas elecciones era ilegítimo. Pero el resultado es sagrado. Estaremos en la oposición, y desde ella trabajaremos para construir el futuro”, afirmó en una comparecencia en la que estuvo acompañado por Colau. Con gesto serio, Domènech incidió que los resultados del 21-D “deben de llevarnos a una reflexión a todas las fuerzas progresistas y de izquierdas” ante la mayoría de derechas que arrojó. No en vano, “este país necesita abrir una nueva etapa. Aquellos que han gobernado de parte, y no por el todo, difícilmente podrán inaugurar esta nueva etapa”, concluyó.

evolución del voto

año escaños votos %

2015 (*) 11 367.613 8,94

2017 8 322.220 7,44

Herramientas de Contenido