Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las empresas tendrán dos años más para compensar pérdidas anteriores

Adelante la reforma fiscal, con la que se recaudarán 28 millones más en dos años
El cuatripartito defiende su equidad y progresividad ante las críticas de la oposición

Elena Urabayen / Javier Bergasa - Viernes, 22 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El parlamentario de UPN Carlos García Adanero conversa con el vicepresidente Económico, Manu Ayerdi.

El parlamentario de UPN Carlos García Adanero conversa con el vicepresidente Económico, Manu Ayerdi. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

El parlamentario de UPN Carlos García Adanero conversa con el vicepresidente Económico, Manu Ayerdi.

pamplona- Las empresas navarras tendrán una prórroga de dos años para seguir compensando las bases liquidables negativas. Esto supone que de cara al pago del Impuesto de Sociedades, las empresas podrán compensar también durante 2018 y 2019 el beneficio del último año con las pérdidas -si las hubieran tenido- de los 15 años inmediatamente anteriores. Una medida puesta en marcha con anterioridad para que las compañías que empezaban a salir de la crisis no tuvieran que pagar el total del Impuesto de Sociedades y que se había previsto eliminar de forma definitiva con la reforma fiscal dado que mermaba de manera sustancial la recaudación por parte del Gobierno. Ayer, en cambio, se aprobó una enmienda de Geroa Bai, UPN y PP para abrir un periodo de prórroga de dos años y así que las empresas puedan sanear sus cuentas y adaptarse a la nueva normativa. En virtud de lo aprobado, las firmas cuyo importe neto de la cifra de negocios sea igual o superior a 20 millones e inferior a 60, tendrán una reducción del 50% (en lugar del 70%) y del 25% si la cifra de negocios alcanza o supera los 60 millones.

Fue una de las novedades que incorporó ayer a la reforma fiscal que fue aprobada de manera definitiva en el Parlamento entre las críticas de la oposición y la defensa del cuatripartito, que recordó que se trata de unos cambios que ahondan en la senda de la equidad y de la progresividad. Además, ayer se añadieron algunas modificaciones más, la mayor parte propuestas por el cuatripartito y entre las que destaca el aumento de la deducción por alquiler, de un 15% a un 20% (con un máximo de 1.500 euros al año) para aquellas personas con rentas inferiores de 30.000 euros y que sean menores de 30 años o familias monoparentales. También se prevé que los funcionarios que realicen el servicio de recaudación en lo concerniente al fraude fiscal tengan derecho a percibir un complemento de productividad que no podrá exceder al 30% de su salario. En relación con las empresas, se acordó asimismo retirar los cambios que se habían introducido durante el debate en comisión sobre el beneficio fiscal llamado patent box. La retirada responde a que ni el Estado ni la CAV han modificado su normativa en este sentido de modo que, cuando estas instituciones lo pongan en marcha, Navarra lo hará también. Finalmente, aunque en el debate sobre participación de Haciendas Locales, se acordó que el impuesto de los vehículos de tracción mecánica quede aumentado en 3,1% a partir del 1 de enero de 2018.

28 millones en dos añosAl margen de las modificaciones puntuales que se aprobaron ayer, la reforma fiscal contempla diferentes cambios que se estima que aportarán a las arcas forales unos 28 millones durante los dos próximos años. En concreto, 9 durante 2018 y 19 en 2019 cuando se proceda con la liquidación del Impuesto de Sociedades. Entre las principales novedades están el aumento del suelo en Sociedades que pasa al 18% para las grandes empresas, al 16% para las medianas y al 13% para las micropymes. Además se incrementan en 100 euros la deducción por cada hijo menor de 3 años siempre que la renta no sea superior a 30.000 euros y en lo referente a los planes de pensiones se elimina la reducción del 40% en las prestaciones que se recuperen en forma de capital, tal y como ya ocurría desde hace 10 años en el Régimen Común. Esta última, una medida que, según dijeron desde el cuatripartito, afecta especialmente a las rentas más altas. También se sube un punto el gravamen a las rentas del capital (del 25% al 26%) con el fin de ir equiparando la contribución que hacen las rentas del capital y las del trabajo. Además, entre otras medidas, quedan exentas de pago las sucesiones de menos de 250.000 euros tanto de padres a hijos como entre cónyuges o parejas.