plan diseñado en el valle de baztan

El plan de emergencias contra inundaciones incluye un sistema de alertas directas a la población

El gestor Lamia enviará alarmas por SMS y ayudará a coordinar las acciones

Lander Santamaría / Juan Mari Ondikol - Viernes, 22 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Medio centenar de vecinos acudieron a conocer el plan de Baztan contra inundaciones.

Medio centenar de vecinos acudieron a conocer el plan de Baztan contra inundaciones. (Ondikol)

Galería Noticia

Medio centenar de vecinos acudieron a conocer el plan de Baztan contra inundaciones.

elizondo- El plan municipalde emergencias del Valle de Baztan contra las inundaciones incluye un sistema que enviaría alertas directas a la población, según se explicó ayer en una sesión informativa que se celebró en la casa consistorial, en Elizondo. El gestor de alarmas, denominado Lamia, enviaría en su caso advertencias consecutivas al vecindario por SMS de acuerdo con los niveles de peligro que se fueran detectando.

En la reunión, que presidió la directora general de Medio Ambiente, Eva García Balaguer, se pusieron de manifiesto las distintas acciones que se deberían ir adoptando en el supuesto de una emergencia. A la sesión acudió medio centenar de vecinos, en particular del barrio de Giltxaurdi, en las calles Mendinueta y Pedro de Axular, que expresaron sus experiencias particulares y los perjuicios que han venido sufriendo con las riadas en las cuatro últimas décadas.

Eva García Balaguer explicó las acciones llevadas a cabo a raíz de la inundación del 4 de julio de 2014, tras la elaboración de un protocolo por parte del Ayuntamiento de Baztan. Este plan redactado para su aplicación en Baztan continuará con el que actualmente se elabora para Doneztebe y en breve se acometerá para Sunbilla, dentro del programa H2Ogurea que subvenciona la Unión Europea.

Entre las medidas adoptadas en el Valle de Baztan se citaron las instalaciones de controles de pluviosidad en Iñarbil de Erratzu, y posterior de caudales en la misma localidad, que se vienen a sumar a los que existían en Gorramendi (1.071 metros de altura) y de niveles en Oharriz de Lekaroz. En definitiva, el plan contempla que existe una realidad derivada del cambio climático, y que las localidades de Elizondo, Doneztebe, Lesaka y Leitza, en la Navarra cantábrica, se confirman como los municipios de mayor riesgo de inundaciones.

La directora significó que la disposición de un plan es fundamental aunque no está disponible en muchos pueblos, una carencia que se debe ir corrigiendo. “Los ríos son impredecibles, tienen una dinámica propia a la que tenemos que adaptarnos” señaló, máxime ante “fenómenos que van a ser cada vez más recurrentes, quieras que no” ante la realidad del cambio climático.

“Los humanos no podemos controlar a la naturaleza pero sí controlar y evitar sus efectos negativos”, afirmó mientras defendió la elaboración y aplicación de planes de prevención como el de Baztan, que suponen una experiencia piloto muy valiosa. Por su parte, Amaya Ruiz Irurita, que acudió por el negociado de Inundabilidad y Actuaciones en Espacio Fluvial, manifestó que las inundaciones “no se pueden evitar, pero se puede reaccionar” ante ellas.

En el caso concreto de Elizondo significó que en materia de inundabilidad “es un pueblo muy complicado”. “No se pueden colocar (construir) cosas donde se pueden inundar”, pero ante la realidad de los hechos están previstas distintas acciones a desarrollar. Así, se trabajará en la margen derecha del río en las proximidades de la calle Mandoiturri, una de las zonas lindantes con el barrio Giltxaurdi, con mayor riesgo de inundabilidad. Pero concluyó sin mostrarse muy partidaria de dragados y de intervenciones en orillas “que duran poco tiempo, no son muy eficaces y resultan muy caras”.

alertas

Lamia. Es un gestor del plan de emergencias ante inundaciones que detectará en tiempo real los niveles de riesgo y los trasmitirá por medio de mensajes SMS a la población, y ayudará a coordinar actuaciones.

la frase

eva garcía “los ríos son impredecibles y nos tenemos que adaptar”

La directora asumió la realidad del cambio climático y en consecuencia de “fenómenos que van a ser cada vez más recurrentes, quieras que no”.