Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

‘El Mesías’ de Biondi

Por Teobaldos - Sábado, 23 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

CONCIERTO participativo

Intérpretes: Orquesta Sinfónica de Navarra. Coro Catedralicio de Valencia (Dr. Luis Garrido). Coral Tafallesa (Alicia Osés). Coral de Ayegui (J.M. Chasco). Erreniega de Zizuz (Yaritza Farah). Orreaga (Javier Iriarte). Escuela de Música de Peralta (David Echeverría). San Miguel de Aoiz (Aitziber Martxueta). Aizaga de Pamplona (Tetyana Plishchuk). F. Lombardi, soprano. D. Galou, alto. A. Zorzi, tenor. R. Lorenci, bajo. Fabio Biondi, violín y dirección. Programa: El Mesías de Haendel. Programación: La Caixa, F. Caja Navarra y Baluarte. Lugar: sala principal de Baluarte. Fecha: 21 diciembre de 2017. Público: casi lleno.

Seguramente más de uno se preguntará qué hace un especialista en versiones historicistas del barroco, como es Fabio Biondi, dirigiendo un Mesías en el que participan más de cien personas. Pues, como él mismo dice, dar más importancia al espíritu de la música que a su mera lectura filológica. Biondi, desde una altura superior de gran violinista y director, se permite atrevimientos que buscan grandes emociones entre los intérpretes y el público. Biondi hizo de concertino cuando no dirigía al coro, así su autoridad ante la orquesta está fuera de dudas, y ésta -la Sinfónica de Navarra- le respondió maravillosamente al tempo y tactus barrocos que les propuso: un barroco sonoro, contrastado, de súbitos pianos -(recitativo del bajo, For behold)- y fuertes, de tiempos agilísimos, de acentuación descarada y sorpresiva -(el aria de la alto,O thou that)-, trepidante -(aria de bajo)-;pero, también, muy delicada en los recitativos ariosos. La orquesta fue la baza que transmitió a todos la versión que quería el maestro: una versión fundamentalmente teatral, que abundara en el drama, porque el Mesías no sólo es nacimiento y resurrección, sino también muerte y desconsuelo. Una orquesta en tensión toda la velada, con el propio Biondi como violín solista -que hasta se permitía cadencias y adornos extraordinarios-, y un tenaz y no menos fundamental, bajo continuo: Pedro José Rodríguez, clave y órgano positivo, y David Johnstone, violonchelo. Sin olvidar los solos de trompeta…

El concepto de concierto participativo consiste en que un coro principal, que está en el escenario, corre con los pasajes más comprometidos de la obra -vocalizaciones y agilidades-, al que se le añaden los demás coros en los tramos más asamblearios. Como coro principal, el Catedralicio de Valencia: salvó con corrección su rol, con buena y clara resolución de la agilidades -(siempre la cuerda de bajos un poco remolona en For unto us)-, con bella sonoridad en altos, disciplina en la exigencia del director -(golpeado y cortado enLift up your Heads)-, y con algo de cansancio en Let all de angels. Los coros participativos estuvieron muy bien: los siete, sonaron como uno, con sonoridad potente, pero no chillona;con brillo en sopranos, pero manteniendo redondez y calidez;y con fuerza y convicción en las entradas -(Surely)-, sin emborronar. Muy buena labor de todos los directores.

Los solistas, claro está, se movieron en la teatralidad;mucho más arrimados a la ópera que al oratorio. La soprano Francesca Lombardi tiene una muy bella voz para esta versión del Mesías: luminosa y fresca, con cuerpo, impregnó a los recitativos de una línea clasicista, y, en las arias demostró volumen, con agudos como tirados al azar;sólo adornó algunos finales, y fue impresionante su Rejoice, que con Biondi es un aria completamente nueva. Bordó el ariaI know that. La voz de la alto Delphine Galou es original, carnal y ardiente, pero más de rescoldo que de llama;al principio queda un poco corta de volumen, pero enseguida se equilibró su potencia con la orquesta y transmitió todo el drama de su papel -(He was despised)-. Anicio Zorzi tiene bello timbre y brillo tenoril;su primera y comprometida intervención fue algo golpeada, pero hasta adornó el final;muy bien, sin embargo, la media voz del arioso Behold, de una emoción contenida maravillosa. Y el bajo Roberto Lorenzi, más cerca de Verdi que del barroco;de tanto brío que quiere poner, casi se ahoga en el aria de la trompeta. Excelente programa de mano y organización. Enhorabuena a todos.

Herramientas de Contenido

Más sobre Cultura y Ocio

ir a Cultura y Ocio »