Mesa de Redacción

Vienen curvas peligrosas

Por Joseba Santamaria - Sábado, 23 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Que el Tribunal Supremo filtre el día después de que Catalunya ampliara la mayoría de votos catalanistas la imputación de otros líderes independentista -Artur Mas, Anna Gabriel y Marta Rovira- es el mejor ejemplo de la no normalidad democrática en que se ha ido instalando poco a poco el Estado español bajo el Gobierno autoritario de Rajoy. Vienen tiempos de curvas peligrosas. No sólo para Catalunya, sino para el conjunto del sistema democrático. Sólo una gestión política desde parámetros de diálogo democrático puede abordar con garantías de solución la crisis abierta en Catalunya. Los 2,1 millones de catalanas y catalanas que votaron a formaciones catalanistas -300.000 más que en la consulta del 9-N de 2014 y 100.00 más que el pasado 1-O- demuestran que la vía de la represión policial y persecución judicial no tiene otro recorrido que el desastre final. Son PP y PSOE los que se han desinflado en Catalunya, no el proceso independentista. Despropósito tras despropósito han abierto la puerta al discurso extremista y peligroso por sus tintes neofalangistas de Ciudadanos, una copia adaptada al presente del viejo Lerroux, un republicanismo derechista, un populismo asentado en la confrontación territorial y un anticatalanismo con tintes xenófobos. Crearon a Ciudadanos de la nada para salvar la decadencia del bipartidismo del régimen del 78 y taponar la llegada de Podemos como alternativa, pero han acabado impulsando un proyecto político de consecuencias imprevisibles, pero seguro negativas para el futuro de la convivencia en el Estado. Para el autogobierno foral de Navarra también. Que UPN reflexione sobre la llegada de Ciudadanos a Navarra. Será una curva peligrosa para sus intereses.