Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una paciente, indemnizada con 32.147 euros por un fallo en el consentimiento informado

Sufrió pérdida de visión en un ojo tras una operación por desprendimiento de retina

Sábado, 23 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Pamplona- La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha condenado al Servicio Navarro de Salud a indemnizar con 32.147 euros a una paciente por la omisión del consentimiento informado en una intervención quirúrgica en un ojo. La sala ha revocado un fallo anterior, que desestimaba el recurso presentado por la paciente en una reclamación centrada en la “mala praxis médica en que se incurrió al haber omitido recabar de la demandante el necesario consentimiento informado en relación con la vitrectomía que se le practicó en la primera de las tres intervenciones quirúrgicas que se realizaron a consecuencia de un desprendimiento de retina”.

El fallo recoge que la ausencia del consentimiento informado, con suponer por si una infracción, pudiera no comportar consecuencias resarcitorias si el acto médico se realiza materialmente de conformidad con aquella pauta y no va seguido de consecuencia dañosa alguna. Al respecto concluye que “no es este el caso”, ya que la primera intervención que se le practicó, “materialmente conforme a la lex artis, sí causó una lesión que según la información previa obligada puede producirse en algunos casos”, como es la pérdida total de la visión. Se trata de un riesgo “típico aunque infrecuente que la paciente tenía derecho a conocer y no conoció” puesto que ni siquiera en la información que se le dio verbalmente se advirtió de ello, según la sala. Por lo tanto se considera que en este caso concurren la omisión del consentimiento y el resultado dañoso, por lo que “la responsabilidad patrimonial es incuestionable”.

Los hechos ocurrieron en el año 2011. El 13 de mayo de ese año se le practicó una intervención quirúrgica para corregir un desprendimiento de retina mediante las técnicas de cerclaje y vitrectomía. “Posteriormente, en 11 de julio siguiente y ante el resultado de la primera, se la practicó una nueva vitrectomía. Está documentalmente acreditado, que en la primera ocasión se recabaron de la paciente el consentimiento informado sobre la cirugía del desprendimiento de retina y el relativo a la de cataratas por si eventualmente era necesaria su práctica en el contexto de la anterior. La información facilitada en esta segunda intervención difiere totalmente de la prestada en primera en razón a que en ésta no se informó sobre la vitrectomía y ello pese a que según parece era la misma la técnica elegida para la consecución del desprendimiento de retina, lo que pone de manifiesto que existiendo una información propia y específica para la práctica de tal intervención, fue la misma omitida sin que se hayan dado razones para entender que puede la misma ser suplida por la referida al desprendimiento de retina de carácter genérico cuyo distinto contenido ha quedado expuesto”, explica la sentencia. Por ello y por haberse producido además un daño, el juzgado atiende el recurso de la afectada aunque de modo parcial ya que la indemnización fijada no son los 50.000 euros que pedía sino un cantidad de 32.147 euros. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia