Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Once años del histórico 20:20 en Lerín

El keniano Peter Kamais ganó en 2006 estableciendo una marca estratosférica

r.usúa - Sábado, 23 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Kamais, el día que batió el actual récord, hace once años.

Kamais, el día que batió el actual récord, hace once años. (Foto: r.usúa)

Galería Noticia

  • Kamais, el día que batió el actual récord, hace once años.

lerín. El 31 de diciembre de 2006, hace casi once años, el keniano Peter Kamais lograba su segundo triunfo consecutivo en la San Silvestre de Lerín y su segundo récord también de forma consecutiva. Tras acabar la prueba en 2005 en 20:22 (33 segundos menos de lo establecido hasta entonces), al año siguiente logró incluso rebajar su tiempo en dos segundos, fijando una marca estratosférica y redonda de 20:20. Tal es así que hace ya once años (la prueba cumple 33 el próximo domingo) que nadie ha conseguido igualar el registro del atleta africano;ni siquiera acercarse. “El que lo bata tiene que ser un fuera de serie”, afirma Félix Irigoyen, vicepresidente del Club Atlético Lerinés, organizador de la prueba,

Kamais, -ganador del Medio Maratón de Nueva York en 2010 con un tiempo de 59:53 y compitiendo codo a codo con un Gebrselassie que tuvo que abandonar-, todavía es recordado por las calles de Lerín debido a la hazaña que firmó aquel último día de 2006 y, además, sin aparente sufrimiento en el rictus. Y es que, logró hacer cada kilómetro en una media de 2 minutos y 49 segundos, toda una salvajada, y más teniendo en cuenta las características del circuito rompepiernas al que tienen que hacer frente año tras años los atletas participantes (tres vueltas a un recorrido de 2,4 kilómetros, es decir, 7,2 kilómetros en total).

El récordman de la prueba, que tenía 30 años cuando lo consiguió, aseguró tras cruzar la meta, -tal y como refleja la hemeroteca-, que podría haber forzado algo más aquel día. “He ido fácil y con un ritmo más cómodo que el año pasado, ya que entonces hacía mucho frío. Estoy muy contento por haber ganado y también por el récord, venía confiado en poder ganar. El año que viene volveré también a correr aquí”, anunció el keniano.

Sin embargo, su pronóstico no se cumplió al año siguiente, y en 2007 Peter Kamais no tomó la salida en la calle Mayor de Lerín privando a los numerosos aficionados que se citan allí cada 31 de diciembre de otra carrera en la que, como mínimo, hubiesen disfrutado de un gran espectáculo.

En aquel 2007 el vencedor de la prueba fue un atleta marroquí, Abdelhadi Habassa, que logró finalizar los algo más de siete kilómetros en 20:53, lejos de lo visto el año anterior aunque con nueve segundos de ventaja sobre el segundo, un compatriota. Desde entonces, los atletas de Marruecos han ejercido el dominio en Lerín, como ocurrió hace un año, cuando el triunfo fue para Said Aittadi (21:13). Y es que, el nivel de la prueba y la cuantía de los premios en metálico hacen que año tras año se reúnan grandes atletas en esta localidad.

el femenino, en 24:13Aunque se le da mucha importancia al récord masculino de la prueba, también el femenino supone una gran marca, establecida por la saharaui afincada en la Ribera Aicha Bani en el año 2009 (24:13). Es decir, se van a cumplir ya ocho años de aquel récord con una media de 3:22 el kilómetro.

Si alguna atleta consigue superarlo el próximo domingo, recibirá un premio en metálico que se ha equiparado en esta edición con el de los hombres y que ascenderá a la friolera de 1.600 euros (600 por ganar y 1.000 más por el récord).

Aunque cada año surgen más carreras por San Silvestre, Lerín ha logrado, por su categoría y su historia, mantener el número de participantes, que suele oscilar entre 250 y 300. Muchos de ellos son vecinos de la localidad o con raíces en Lerín, donde la afición al atletismo es enorme. “Somos más de cien socios en el club, que son muchos teniendo en cuenta los habitantes, y también tenemos una escuela de atletismo”, finaliza Irigoyen.

Herramientas de Contenido