Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Meteoritos

Futuro

Por Carlos Pérez Conde - Domingo, 24 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La Coordinadora “Cuatripartito, kanpora” se ha presentado como plataforma “Futuro de Navarra”. La preside José Manuel Ayesa, expresidente de la patronal navarra, afín a UPN. Como vicepresidente Miguel Ángel Ancizar, exsecretario general de UGT y muñidor crónico de intrigas en el PSN desde la Agrupación Socialista de Pamplona. Ayesa y Ancizar simbolizan la “pluralidad de ideologías de los promotores”. Con ellos, entre otros, y a título “estrictamente personal”, Javier Taberna, presidente de la Cámara de Comercio desde hace más de un cuarto de siglo. Matiz inútil: la entidad se confunde con su persona. La derecha económica y sindical como decorado de “sociedad civil” para la derecha política, también presente en el acto. Del futuro de Navarra les preocupan tres asuntos: la reforma fiscal, el TAV y la segunda fase del Canal de Navarra. Lo que realmente les inquieta es que las fórmulas de abordaje de esas tres cuestiones no respondan a sus intereses. Se habían abandonado a un sentido patrimonial del poder en la Comunidad. Muchos años de confabulación UPN, PSN, CEN, UGT, CCOO. Les sorprendieron la crisis y el revolcón político. Derrocados por una confluencia de distintos muy diferentes. Margen de votos raquítico, pero suficiente. El hartazgo social facilita alianzas raras. Como son demócratas, lo aceptaron de mal grado. No han podido disimular la exudación de bilis. Aún confían en que el espejismo sea transitorio. Que a la reforma fiscal, a la alta velocidad ferroviaria o a la conducción de agua a la Ribera se les puedan introducir revisión y racionalidad les desespera. Una reforma fiscal -no es el caso- que responda a una justicia distributiva a partir de beneficios y patrimonios, combativa con el fraude, nunca les va a interesar. Su modelo de TAV se ha demostrado ruinoso, salvo para comisionistas. Y el agua hay que dejarla correr, pero con un contador estricto con las necesidades. El futuro de Navarra no asume el modelo pasado.

Herramientas de Contenido