Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra ajusta con el Estado el Convenio y recupera 215 millones por el sobrepago de 2015 y 2016

Ambas administraciones pactan la aportación anual y fijan en 480 millones el año base del quinquenio 2015-2019
La Comunidad Foral pagará 30 millones en compensación por el impuesto del sector eléctrico y recibirá 70 por hidrocarburos

Domingo, 24 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, con el ministro Cristóbal Montoro, durante una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, con el ministro Cristóbal Montoro, durante una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Galería Noticia

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, con el ministro Cristóbal Montoro, durante una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

PAMPLONA- Navarra y el Estado firmaran el próximo miércoles la renovación del Convenio Económico para el quinquenio 2015-2019, que incluye una compensación de 215 millones favorable a la Comunidad Foral por la aportación provisional realizada los años 2015 y 2016, que ha sido muy superior a lo que finalmente se ha pactado. El acuerdo fija en 479,9 millones la aportación del año base de 2015, 112 millones menos de lo que adelantó el Gobierno foral en aquel año. Cifra sobre la que se realizará el cálculo de los ejercicios posteriores hasta 2019, lo que dota de una enorme estabilidad financiera a Navarra al menos durante los próximos dos años. En 2011, el año base quedó fijado en 485 millones.

Junto con la actualización del Convenio, Navarra y el Estado también han fijado las reglas de juego para los ajustes fiscales de dos impuestos indirectos. Por un lado, la compensación por el impuesto del sector eléctrico que recauda Navarra pero que debe reingresar al Estado. Un nuevo tributo instaurado en 2013 por el Gobierno central y que en los últimos tres ejercicios ha supuesto 30 millones anuales. A partir de ahora esta cantidad se incorpora a la aportación -hasta ahora se contaba aparte-, por lo que afectos contables la suma queda en 510 millones.

El acuerdo alcanzado con el Ministerio de Hacienda también incluye una notable mejora para Navarra en lo que se refiere al ajuste del Impuesto de Hidrocarburos, que grava el consumo de gasolina. Hasta ahora, las cuentas se hacían de forma aproximada. Sin embargo, desde 2013 existe la posibilidad de hacer un cálculo real del consumo asignable a cada una de las administraciones. De esta forma, en 2017 Navarra pasará de tener que pagar al Estado 6 millones a recibir 69,5 en modo de ajuste. Las cuentas son retroactivas a 2016, por lo que el Ministerio de Hacienda también deberá compensar por la recaudación de más que obtuvo ese año.

Dentro de la horquillaLa actualización llega después de tres años de prórroga del quinquenio anterior (2011-2014), que ha resultado enormemente costoso para Navarra. Y aunque todavía quedan detalles técnicos que pulir antes del próximo miércoles, las cifras finalmente pactadas vienen a dar la razón a la parte navarra, que los últimos dos años había reclamado una actualización. Sin embargo, la interinidad del Gobierno central durante la doble contienda electoral del pasado año, el relevo de algunos altos cargos en 2016 y la inestabilidad parlamentaria posterior han venido retrasando un acuerdo que era urgente para el Ejecutivo foral.

El acuerdo deja la aportación en 480 millones, dentro de la horquilla fijada por Navarra, que apuntaba a un máximo de 494 millones anuales

De hecho, hace justo un año el Gobierno de Barkos optó por abonar al Estado 83 millones menos de los que le reclamaba el Ministerio de Hacienda en un gesto de protesta que generó notable controversia política. Esta cantidad fue recuperada después por el gabinete de Cristóbal Montoro en los ajustes por los impuestos indirectos que trimestralmente realiza con la Hacienda Foral, pero sirvió para reactivar una negociación vital para Navarra, que por su pequeño volumen está mucho más expuesta a los vaivenes de la aportación que el Estado.

Según un estudio realizado por la Hacienda Foral, en las condiciones actuales Navarra estaba pagando cada año entre 100 y 250 millones más de lo que le correspondía. Para ello analizó una por una todas las partidas de los presupuestos generales del Estado en las que Navarra contribuye en mayor o menor medida, llegando a la conclusión de que la aportación fijada en 2011 estaba sobreestimada. El informe concluía que Navarra debía aportar a las arcas generales entre 341 y 494 millones, muy lejos de los 627 millones que por ejemplo recogían los Presupuestos del Estado aprobados para 2017.

El acuerdo final fija el año base en 479,9 millones, dentro de la horquilla fijada por la Hacienda Foral en un documento que ha servido de base para la negociación. Unas conversaciones que por la parte navarra han estado encabezadas por el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu y que se han prolongado durante más de un año, pero que finalmente se han logrado cerrar antes de finalizar el ejercicio presupuestario, como reclamaba el Gobierno foral y se había comprometido el propio ministro Montoro.

Estabilidad para NavarraEl acuerdo supone por todo ello una garantía de estabilidad para Navarra. En primer lugar, porque clarifica su relación con el Estado al menos hasta finales de 2019 en lo que se refiere a los ajustes fiscales y a la aportación. Pero sobre todo porque implica una rebaja del pago anual que le permitirá mayor capacidad de inversión pública sin necesidad de recurrir al déficit presupuestario. Un efecto en cualquier caso limitado ya que el Ejecutivo foral viene trabajando todo el último año con la previsión de que habría un acuerdo con el Estado, y en base a estas condiciones ha elaborado también el presupuesto del ejercicio de 2018.

Pero es también una victoria política para el Gobierno de Barkos, que logra dar salida a un asunto que el Ejecutivo anterior había dejado pendiente, y que se había convertido en uno de los más importantes de la legislatura. Lo hace además con la colaboración institucional del Gobierno del PP, dejando en evidencia los mensajes catastrofistas que le acusan de buscar la desaparición de Navarra, y desde la solidaridad interterritorial con el resto del Estado. Aunque esta vez desde unos parámetros técnicamente mejor ajustados. - D.N.