Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

vecinos

Una fiesta para 400 personas

Más de 300 comensales y unos 70 voluntarios participan en la cena navideña de la Fundación Core, que abarrotó los comedores de la AD San Juan

Mikel Bernués Unai Beroiz - Domingo, 24 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Una nutrida representación de los alrededor de 70 voluntarios que participaron en la cena de la Fundación Core para más de 300 personas.

Una nutrida representación de los alrededor de 70 voluntarios que participaron en la cena de la Fundación Core para más de 300 personas. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

  • Una nutrida representación de los alrededor de 70 voluntarios que participaron en la cena de la Fundación Core para más de 300 personas.

PAMPLONA- Ocho enormes mesas con cubiertos y viandas para más de 300 comensales, alrededor 70 voluntarios haciendo de todo un poco (responsables de logística, pinches de cocina, camareros o músicos improvisados) y un ajetreo importante. El viernes de la pasada semana la zona de comedores de la Agrupación Deportiva San Juan acogió una cena festiva muy particular por multitudinaria y multicultural.

La Fundación Core, cuya motivación es fomentar la integración sociolaboral de la población inmigrante en Navarra, quiso celebrar así la Navidad con todos los que han participado a lo largo del año en sus iniciativas. Por primera vez, sin experiencia previa y lanzándose a la aventura. “Una cena para más de 300 personas es una burrada. Muchas de las cosas llegaron en el día, no sabes con qué cuentas, qué puedes ofrecer ni qué va a pasar. Y salió todo muy bien por las ganas que puso todo el mundo”, cuenta Isabel González Purroy, directora de esta Fundación sin ánimo de lucro fundada en Pamplona en mayo del año 2004.

Absolutamente toda la comida fue donada por la industria alimentaria, desde los clásicos ganchitos a tortillas de patatas, cóctel de gulas, fuet, chorizo y jamón, queso, croquetas, salchichas, pan, refrescos y vino, tarta de queso, yogures, turrones, mazapanes... “Había de todo, y abundante”, recuerda Isabel. Como el lugar no dispone de cocina, algún donante de manduca incluso se acercó con un par de freidoras y ahí estuvo dándole tres o cuatro horas “friendo como 1.700 croquetas”, añade la directora de Core, a la que le rebosan los agradecimientos: a todos los comensales que se acercaron a disfrutar de un día en familia, a las empresas que donaron alimentos, a las piscinas que cedieron amablemente su espacio, al colegio mayor Belagua que ayudó a reclutar un ejército de voluntarios, y especialmente a toda esa gente que regaló su tiempo para la causa.

“Core mueve mucho voluntariado, es la clave de la fundación. A la cena vinieron muchísimos, todos muy dispuestos y emocionados. Unos servían, otros se sentaban con los invitados a cenar, otros cantaban villancicos... Y los comensales estaban encantados. La cena era para la gente que ha venido a cursos este año, pero entre ellos muchos no se conocían de nada. Sin embargo hubo un ambiente muy familiar, y eso fue gracias al voluntariado”, resume Isabel. Juan Pablo Dabdoue, del colegio mayor Belagua, fue el encargado de hacer el llamamiento a los voluntarios. Aparecieron “de los colegios mayores, del CIMA, profesores de las facultades, alumnos, gente de Pamplona...”, resume, y se ofrece para echar una mano allí donde les llamen.

core en cifrasDespués de 12 años de historia, la memoria de Core en 2016 refleja su volumen de actividad, sustentada en los más de 200 voluntarios que colaboran a lo largo del año. “No damos ayuda económica como tal. La ayuda es la formación gratuita, un apoyo y una acogida”, dice Isabel. En 2016 se realizaron 2.491 entrevistas personales “en la que se les va orientando” a los inmigrantes dentro de su programa de acogida.

“Se ofrece el programa de formación y empleo. Como las ofertas que llegan suelen ser de servicio doméstico, cuidado de ancianos y puntualmente hostelería, los cursos y talleres van orientados a eso;también está el curso de castellano, y gestionamos una bolsa de empleo. Y todo eso lo hacemos extensivo a las familias de inmigrantes. Para los niños contamos con ayuda de refuerzo escolar, actividades deportivas de fútbol, de baile...”, repasa la directora de la fundación. “Todas las actividades son gratuitas y todo se hace promoviendo el voluntariado”.

En 2016 pasaron por Core 1.573 inmigrantes de 43 países, además de 113 niños que participaron en sus actividades. Y se logró empleo para 140 personas: 50 en servicio doméstico, 58 en cuidado de ancianos, 30 en cuidado de niños y dos en hostelería.

Herramientas de Contenido