Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El acuerdo de libre comercio con Japón, oportunidad para el sector alimentario

Apenas 59 empresas navarras exportan de manera regular al país oriental
Se prevé que a partir de 2019 desaparezcan barreras arancelarias de hasta el 15%

Juan Ángel Monreal | Maite González - Martes, 26 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Los productos cárnicos figuran entre los que más se exportan a Japón.

Los productos cárnicos figuran entre los que más se exportan a Japón. (MAITE GONZÁLEZ)

Galería Noticia

  • Los productos cárnicos figuran entre los que más se exportan a Japón.

pamplona- Un nuevo mercado de 126 millones de habitantes se abre para las empresas navarras. La Unión Europea y Japón ultiman un acuerdo de libre comercio que eliminará trabas y aranceles para las exportaciones e importaciones y que, pese a no estar exento de riesgos, podría beneficiar a decenas de compañías navarras. Especialmente del sector agroalimentario, el que más empleo genera en la Comunidad Foral.

De hecho, este sector representa ya cerca de un 60% de las exportaciones realizadas desde Navarra al país oriental y que estaban valoradas en apenas 16,5 millones de euros. Menos de la mitad de lo que se importó desde Japón, la tercera economía mundial, y que hizo de su pujanza exportadora una de las claves de su éxito. En la última década, solo en dos ejercicios ha tenido Navarra un superávit comercial con Japón. En la mayor parte de los ejercicios, el déficit comercial ha oscilado entre los 15 y los 30 millones de euros.

“Con este acuerdo se abre una oportunidad”, explica Ignacio Ortega, delegado de Cámara Navarra en Tudela y técnico en comercio internacional, que destacaba la ambición de un pacto que va más allá de liberalizar el flujo de mercancías en una zona económica que representa el 30% de la producción económica mundial. “Además del comercio, se liberalizan aspectos que tienen que ver con la prestación de servicios, el medio ambiente y el desarrollo sostenible”, dice Ortega, quien precisa que, además de la reducción de aranceles, se va a proceder a una reducción de barreras no arancelarias que facilitarán la venta de productos y la prestación de servicios. “Por ejemplo, hay una serie de certificaciones o de homologaciones, que hasta el momento estaban sujetas a acuerdos bilaterales y que a partir de ahora se someterán a estándares internacionales”, dice Ortega.

Los efectos del acuerdo no serán en cualquier caso inmediatos. Pese a que las negociaciones entre Japón y la Unión Europea se encuentran ya finalizadas, falta ahora la revisión de los textos legales, su traducción a los diferentes idiomas y su aprobación definitiva. “Parece que el objetivo es que se firme en 2018 y entre ya en vigor en 2019”, dice Ortega, quien cita al agroalimentario como uno de los sectores que en mayor medida puede beneficiarse de esta liberalización del comercio.

de la carne al vinoLos números totales no son demasiado grandes. En los tres primeros trimestres del año 129 empresas habían exportado desde Japón a Navarra (141 a lo largo de todo 2016), si bien apenas 59 lo hacen de manera regular y apenas una veintena son capaces de hacerlo de forma continua y por un importe que supera los 50.000 euros al año. Son los productos cárnicos (26,4% del total) y otros productos de origen animal (15,5%) los que suponen el grueso de las ventas a un país que exporta a Navarra sobre todo maquinaria (71%), manufacturas de fundición (11,4%) y vehículos (6,3%).

El sector de la automoción es uno de los pocos que afronta con cierto temor un acuerdo de libre comercio que eliminará el recargo de un 10% que pagan los fabricantes japoneses que envían sus coches a la Unión Europea. No solo ganarán en competitividad aquellos coches que sean fabricados en Japón y viajen hasta Europa, sino que también lo harían aquellos que sean ensamblados en factorías europeas: se eliminarían los aranceles del 3% a las piezas que se importan para la fabricación y que llegan a suponer una quinta parte del total.

En un mercado como el del automóvil, tan sensible al precio, cualquier cambio puede repercutir en el mercado europeo, teniendo en cuenta la gran diferencia existente en los flujos comerciales entre una y otra zona. Y quizá por ello la Unión Europea se ha guardado una cierta salvaguarda. “Si se mantuviesen en Japón barreras no arancelarias se podrían volver a poner aranceles en Europa”, explica Ortega en referencia a un mercado que mueve más de 16.000 millones de euros en intercambios.

De hecho, según los datos publicados, La UE habría exportado a Japón en 2016 unos 279.000 vehículos por un valor de aproximado de 7.300 millones de euros. En dirección contraria, salieron del país asiático unos 575.000 automóviles lo que supone unos ingresos de unos 9.000 millones de euros para las firmas automovilísticas japonesas. Como se puede apreciar en las cifras, el valor medio de los coches europeos es muy superior al de los japoneses debido sobre todo al peso que tienen marcas alemanas como Audi, Mercedes o BMW.

Hablar de Japón y de automoción en Navarra es hablar no solo de los Toyota, Honda o Mazda que se fabrican en Japón y se importan desde Navarra. Es hablar del grupo KYB, que cuenta con tres fábricas en la Comunidad Foral y que está especializado en la fabricación de amortiguadores y direcciones. Desde la fábrica de Ororbia explican que “un acuerdo como este siempre es bueno”, pero matizan que en su caso la el impacto no es demasiado grande: “Lo único que se suele adquirir es algo de maquinaria”, dicen. A través sobre todo de estas fábricas, Japón sí figura como uno de los grandes inversores históricos en Navarra, si bien muy lejos de Francia, Alemania o incluso Estados Unidos.

“Uno de los sectores que podría verse beneficiado por la eliminación de los aranceles es el de los vinos”, explica Ignacio Ortega, quien recuerda que la eliminación de los aranceles del 15% que se pagan en la actualidad sería inmediata, mientras que en otros casos, como en el del sector cárnico, “se contempla un calendario de reducción progresiva” a lo largo de la próxima década. Estas medidas, que permitirán a las empresas de la Unión Europea ahorrarse unos 1.000 millones de euros en aranceles al año, pueden beneficiar especialmente a aquellos productos alimentarios que cuentan con alguna indicación geográfica de calidad. “Japón se ha comprometido -dice Ortega- a respetar aquellos productos posicionados como referente de calidad”.

apuntes

19,7

millones en 2016

Las exportaciones de Navarra a Japón alcanzaron los 19,7 millones de euros en 2016, de los que 7 millones se correspondían con productos alimentarios. Entre enero y septiembre de 2017, las empresas agroalimentarias habían vendido a Japón ya por valor de más de 9 millones.


42,1

millones importados

La maquinaria es el producto que más se importa desde Japón, por valor de 29,51 millones de euros, por delante de las manufacturas de fundición, de los vehículos, de la fundición de hierro y acero, de los aparatos ópticos y médicos y de distintos materiales plásticos.

Herramientas de Contenido