Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

El PP de Rajoy ante el espejo

La realidad de la corrupción, la ausencia de base para sus previsiones de recuperación económica y su empeño en ignorar la crisis territorial del Estado advierten de profundas crisis para este 2018 y evidentes diferencias con la situación de Navarra

Miércoles, 27 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

las elecciones catalanas del pasado 21-D han puesto en evidencia la deformación de la realidad de la acción de Gobierno de Rajoy, la ausencia de base suficiente para el triunfalismo de sus previsiones económicas y su empecinamiento en el inmovilismo ante las reivindicaciones de Catalunya. Todo ello advierte de los enormes déficits e interrogantes que se ciernen sobre el panorama político inmediato -sin mayoría aún para aprobar unos nuevos Presupuestos- que pretende dibujar la propaganda mediática del PP y de unas condiciones socioeconómicas para el ciudadano muy distintas de las que dicen prever. En primer lugar, el discurso optimista diseñado por los asesores de imagen del Ejecutivo omite, en realidad oculta bajo los términos de “esfuerzo”, “ajuste” y “reforma”, los recortes abusivos de derechos sociales y poder adquisitivo de los ciudadanos que han conllevado desde la reforma laboral y la reforma de las pensiones hasta el continuado y al parecer sin fin tarifazo eléctrico que se avecina también en enero de 2018;así como la paulatina eliminación desde la llegada del PP al poder de buena parte de los servicios y el bienestar básicos que el Estado tiene la responsabilidad de proporcionar. Y, sin embargo, Rajoy y su Gobierno no son capaces de razonar, mucho menos justificar, lo que anuncian como recuperación económica para 2018, como lo vienen haciendo desde 2013 mientras se advierte de la incapacidad para corregir los escandalosos niveles de desempleo apenas mejoradosen las estadísticas por trabajos más precarios, con salarios más bajos y con una mayor temporalidad cada año. Por otro lado, Rajoy pretende ignorar el rechazo social, especialmente en los sectores directamente afectados, de aspectos troncales de su autoritarismo legislativo y su recentralización política, que entre otros territorios está laminando las capacidades propias del autogobierno de Navarra. También la afección a la confianza de los ciudadanos de la trama de corrupción que afecta a los más altos niveles de su partido y a él mismo. Y, finalmente, su tancredismo reiterado una vez más ante los intentos de la Generalitat por consensuar una salida a las reivindicaciones nacionales de Catalunya para simplemente negar los mecanismos que la propia Constitución contempla como salida a ese conflicto. El Estado inicia 2018 con tres profundas crisis: la socio-laboral, la económico-financiera y la territorial. Las diferencias con Navarra, tras dos años de cambio político y social y de acción del Gobierno de Barkos, son evidentes.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »