Villava congela tarifas, precios y contribución urbana

Una treintena de empleados municipales piden en el pleno un convenio justo después de un año y ocho meses de negociación

Mikel Bernués - Miércoles, 27 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Imagen de archivo de la sesión de Pleno celebrada en febrero.

Imagen de archivo de la sesión de Pleno celebrada en febrero. (Foto: Oskar Montero)

Galería Noticia

Imagen de archivo de la sesión de Pleno celebrada en febrero.

villava- El Pleno de Villava decidió ayer congelar tasas, precios públicos, tarifas y contribución urbana para el año 2018, apuesta que solo rechazaron los dos ediles de I-E, que sí aprobaron la medida en años precedentes. “Tras darle muchas vueltas” esta vez fueron partidarios de “subir un tanto por ciento” para evitar a final de legislatura “un desfase del 4 o 5% en las arcas municipales”, explicó Rubén Oneka, que dijo que el Ayuntamiento es “comprador de servicios que sí tienen su IPC añadido”.

Por su parte, el alcalde Mikel Oteiza (EH Bildu), cifró la pérdida de ingresos derivada de la congelación en 6.125 euros “asumibles por otros ingresos variables que están teniendo un comportamiento mejor de lo que esperábamos”, con “cierres de cuentas muy positivos. Tenemos una contribución urbana importante a nivel de comarca, la ciudadanía así lo ha manifestado en alguna ocasión. La economía municipal a día de hoy nos permite no tener que incrementar el ingreso por contribución”.

Por su parte, Maite Bengoa (Geroa Bai) se mostró conforme con la decisión, a la espera de la ponencia de valoración que actualizará el catastro municipal el próximo año. “A ver si nos da el susto o no”, reconoció sobre un documento técnico con el que “nos va a tocar poner orden y adecuarnos a un nuevo escenario”, añadió Oteiza, que respecto a una futurible subida también dejó claro que “cuando sea necesario tendremos que hacerlo”.

convenio trabajadoresAntes de que arrancara la sesión, alrededor de 30 empleados municipales (la plantilla supera ligeramente el centenar), se presentaron en el salón de plenos para pedir la firma de un convenio justo tras “un año y ocho meses de negociación. Nos hubiera gustado tenerlo firmado y no ha sido posible”, comentó la trabajadora Mari José Etxarri, que aseguró que están planteando demandas “que se están firmando en la Comarca de Pamplona”. Los trabajadores llevaban pancartas reivindicando la recuperación del poder adquisitivo, igual salario para igual trabajo o la reducción de la temporalidad.

En un escrito rubricado por 70 empleados, piden “que la partida sanitaria sea para todos los trabajadores incluidos familiares de primer grado”, “que el reconocimiento de la pérdida salarial en los últimos años, si no se puede abonar, tenga su reflejo en la valoración de la experiencia”, y que “el Ayuntamiento adquiera un compromiso de reducción de la temporalidad vía traslados, promoción interna y convocatoria de todas las plazas posibles previa negociación con el comité”.

“Iremos trabajando el tema. Por parte de la Corporación también estamos interesados en llegar a un acuerdo”, respondió Oteiza con un propósito de año nuevo: “andar un poquico más, comer un poquico menos y firmar un convenio”.