centro comunitario y social

Adjudicado el contrato para redactar el proyecto para la reforma del Palacio Redín y Cruzat

Se destinan 21.598,5 euros y se ajustará a las conclusiones de la I fase del proceso ‘Plazara!’ en la que el vecindario definió posibles usos del inmueble

Miércoles, 27 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 12:22h

Vista del interior del Palacio de Redín y Cruzat.

Vista del interior del Palacio de Redín y Cruzat. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Vista del interior del Palacio de Redín y Cruzat.Palacio Cruzat.

PAMPLONA. La Junta de Gobierno local ha aprobado en su sesión de hoy la adjudicación del contrato para la redacción del proyecto de reforma del palacio Redín y Cruzat como centro comunitario social y cultural de acuerdo al resultado del proceso participativo ‘Plazara!’.

Las 2.014 aportaciones recibidas durante la primera fase de este proceso (comenzó en diciembre de 2016 y finalizó en mayo de 2017) sirvieron para definir posibles usos para el edificio que los servicios técnicos del Ayuntamiento y la comisión de arquitectura del Grupo Motor plasmaron en planos básicos de reforma que servirán ahora de base para redactar el proyecto. Entre los usos propuestos se encuentran conciertos, ludoteca, talleres, aulas, cine, radio o actividades de artes plásticas y formación.

En esa primera fase del proceso participativo ‘Plazara!' tomaron parte colectivos populares y sociales, técnicos municipales, agentes económicos locales y todas las personas interesadas que quisieron hacerlo. Paralelamente, los servicios técnicos municipales redactaron el proyecto de rehabilitación de fachadas y cubiertas del edificio y las obras, con un coste de licitación de 65.000 euros, se realizaron durante el verano.

El expediente aprobado se ha adjudicado por un importe de 21.598,5 euros a Prada Arquitectura SL. Además, se prevé un importe de 21.598,8 euros para la dirección de obra.

Proyecto para crear espacios amplios y polivalentes

La segunda fase del proyecto comenzará una vez redactado el proyecto y se centrará en la realización de las obras internas del edificio que conllevarán pintar;adaptar escaleras y barandillas a la normativa de seguridad actual;actuar sobre las instalaciones de luz, agua y telecomunicaciones;adaptar los aseos a las normas de accesibilidad vigentes y eliminar algunos tabiques para crear espacios amplios y polivalentes. La superficie útil sobre la que se va a trabajar es de 1.204,30 m².

En el acceso se eliminará la cancela existente y se mantendrá una de las rampas existentes. En la planta baja los cambios afectarán fundamentalmente a los dos despachos, que se unificarán para crear un espacio dedicado a aula de formación;a los aseos interiores que serán accesibles y a dos aulas que se unirán para crear un espacio de usos múltiples. Para ello se abrirá un hueco en la antigua fachada al jardín trasero y se derribará el forjado construido en 1988. La superficie útil de la planta baja es de 478,90 m².

En el primer piso, de 394,6 m² útiles, se mantendrá el salón de actos igual y se colocará un tabique móvil que permitirá dividirlo en dos. En la zona izquierda de la planta se derribarán tabiques para poder crear aulas y un taller y en la derecha, se modificarán los baños para poder acceder desde el pasillo a una nueva sala. Como en la planta baja, el aseo interior será adaptado. Otras modificaciones serán que un aula pasará a ser sala de ensayos y la creación de un almacén en el hueco de la actual escalera del fondo.

En planta segunda, de 264,60 m² útiles, la intervención consistirá fundamentalmente en la eliminación de las barreras arquitectónicas existentes en rampas y escaleras. Además, se unirán tres cabinas para crear una sala y en el almacén se creará un aseo accesible. En la tercera planta, de 66,20 m², se reformarán los aseos. La obra, cuyo presupuesto concreto será definido por el proyecto que ahora se adjudica, se prevé que ronde los 700.000 euros y está prevista que se ejecute en 2018 con una duración máxima de 6 meses.

Un edificio sin uso en la actualidad

El palacio de Redín y Cruzat es del siglo XVII y en 1983 fue adquirido por el Ayuntamiento en situación de ruina. Posteriormente fue rehabilitado para albergar la Escuela Municipal de Música “Joaquín Maya” hasta que se trasladó en 2009 a la calle General Chinchilla. Desde entonces se ha utilizado la planta baja como almacén municipal.

El proceso participativo ‘Plazara!’, que parte de la iniciativa ciudadana y se desarrolla de manera conjunta con el Ayuntamiento, está dividido en tres fases. En la primera, los ciudadanos, grupos o entidades sociales y culturales aportaron sus sugerencias sobre los usos para el edificio. En la segunda fase, en desarrollo actualmente, se está debatiendo y consensuando el modelo de gestión, la filosofía y los aspectos organizativos del espacio. Finalmente, la tercera fase, prevista para los próximos meses, se centrará en el desarrollo y puesta en marcha del nuevo centro comunitario.