Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Segundos que valen vidas

José Luis Unzué, Isabelino Lobato y Javier Ferrero, ejemplos de que ganar tiempo es ganar en supervivencia. Una campaña con azucarillos alerta sobre ictus e infartos.

Un reportaje de Unai Yoldi Hualde. Fotografía Oskar Montero - Viernes, 29 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

José Luis Unzué, Isabelino Lobato y Javier Ferrero, ayer en el Colegio de Médicos de Pamplona.

José Luis Unzué, Isabelino Lobato y Javier Ferrero, ayer en el Colegio de Médicos de Pamplona. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • José Luis Unzué, Isabelino Lobato y Javier Ferrero, ayer en el Colegio de Médicos de Pamplona.
  • Uno de los 5 tipos de azucarillos.

“Me dijeron que lo importante había sido el poco tiempo que transcurrió entre los síntomas y la intervención” - “Si hubiese acudido antes al médico, probablemente ahora no me hubiese quedado ninguna secuela” - “Ahora vivo muy bien pese a sufrir un infarto. No obstante, soy consciente de que podría haber muerto”

“Cada segundo cuenta, y más en estos casos en los que ganar tiempo es ganar vida”. José Luis Unzué está jubilado y vive con su mujer en Pamplona. Un día salió de casa a hacer unos recados y, al volver, se encontró a su esposa con la mirada perdida y la mandíbula torcida. “Estaba muy rara y se veía que algo le pasaba porque le hablaba y no me contestaba. Me di cuenta que era grave cuando se empezó a caer de la silla en la que estaba”, relata. En ese momento, José Luis alertó rápidamente a su centro de salud y estos, a los servicios de urgencias que enviaron una ambulancia medicalizada al domicilio. José Luis recuerda que “todo pasó muy rápido”, pese a la angustia que sentía en su interior. “A las diez de la mañana le diagnosticaron un ictus y me preguntaron si autorizaba una intervención urgente. Lógicamente les dije que sí”. Sin embargo, la operación que le realizaron a su mujer resultó fallida, por lo que fue necesaria una segunda intervención realizando un cateterismo para extraer el trombo.

Hora y media después de que José Luis diese el aviso al centro de salud, su mujer se encontraba ya fuera de peligro. “En el hospital me dijeron que pese a la complicación, todo había salido bien y que lo más importante había sido el poco tiempo que transcurrió entre los síntomas y la intervención”, explica y añade que después tuvo una buena rehabilitación y no le ha quedado ninguna secuela.

En este sentido, y ante la importancia de la actuación precoz de la ciudadanía ante este tipo de casos, el Programa de Captación Ciudadana ante la Urgencia Vital, en colaboración con la asociación El ABC que salva vidas,presentó ayer un proyecto de divulgación dirigido a la población navarra, por el que lanzarán al mercado un millón de azucarillos con mensajes informativos de cómo identificar y actuar ante casos de infarto, ictus, trauma, sepsis o parada cardiaca. Además, colaboran la empresa Navarest y Cafés Plaza del Castillo. “De nada sirve la actuación médica si los ciudadanos tardan horas en acudir a los hospitales”, subrayó el director de la estrategia de las Urgencias Tiempo Dependientes, Tomás Belzunegui.

“el tiempo es oro”Quien hubiese deseado que estos azucarillos hubiesen estado antes en las cafeterías es Javier Ferrero, un hombre de 51 años que en julio de 2016 sufrió un infarto. “Una noche me desperté sudando, con dolor en el hombro y la mandíbula y con ganas de vomitar”, comenta, y en un primer momento no le dio importancia pensando que se trataba de un simple malestar. Al día siguiente acudió al médico donde le hicieron un electro y detectaron que Javier estaba sufriendo un infarto, quien recuerda que al hacerle el cateterismo “se fueron las molestias”. “A partir de ahí estuve tres días en la UCI hasta que me pasaron a planta”. En total, transcurrieron más de doce horas entre que empezó a notar los síntomas y cuando acudió al centro médico.

Por suerte, en el hospital consiguieron salvar la vida de Javier, que ha estado un total de catorce meses de baja y ahora ha vuelto a su trabajo pero en un puesto más tranquilo. “Puedo hacer vida normal, pero cuando hago esfuerzos me fatigo con facilidad. Quizá si hubiese acudido en cuanto sentí las molestias, no hubiese tenido secuelas”, afirma Javier, que asegura que “el tiempo es oro”.

Quien también fue atendido con tardanza fue Isabelino Lobato, un vecino de Pamplona que hace tres años y medio sufrió un infarto el día en el que se jubilaba. Isabelino trabajaba en la cocina de un centro para personas con discapacidad y dice no recordar con exactitud qué ocurrió ese día. “Me dolía un poco el pecho, pero nada fuera de lo normal. Un compañero me vio con mala cara y me dijo que visitase al médico del centro, pero volví a mi trabajo y a mediodía, cuando estaba comiendo con mis compañeros, me desmayé y me dio el infarto”.

En ese momento, en el centro avisaron al 112 y consiguieron reanimar a Isabelino doce minutos después, pero volvió a entrar en parada y en el hospital le devolvieron otra vez a la vida. “Después de todo no me han quedado secuelas y ahora vivo muy bien. No obstante, soy consciente de que podía haber perdido la vida”, reconoce Isabelino, que ve fundamental “iniciativas de concienciación como la de estos azucarillos”.

código infarto

¿Cómo detectarlo? Dolor en el pecho como una presión quemazón o como un peso. Dolor en los brazos, más frecuente en el izquierdo. Dolor en la mandíbula. Además, se puede acompañar de mareo, náuseas o sudoración.

¿Qué hacer? Llamar al 112 cuanto antes y hablar con el médico coordinador. Mientras se aguarda a la ambulancia es recomendable buscar un sitio seguro y tumbar a la persona intentando que esté lo más tranquilo posible.

¿Cómo prevenirlo? Hacer una dieta equilibrada, ejercicio moderado, consumir poco alcohol y es fundamental no fumar.

código ictus

¿Cómo detectarlo? Mueca de cara asimétrica, no poder elevar el brazo, imposibilidad de hablar.

¿Qué hacer? Llamar al 112 cuanto antes y hablar con el médico coordinador. Tumba a la persona con la cabeza elevada intentando que esté lo más tranquilo posible.

¿Cómo prevenirlo? Hacer una dieta equilibrada, ejercicio moderado, consumir poco alcohol y es fundamental no fumar.

código trauma

¿Cómo actuar? Protegerse a uno mismo antes de ayudar en cualquier tipo de situación, sobre todo en carretera. Después de cerciorarse de que se está a salvo avisar al 112 facilitando: localización, información práctica, número de heridos y su estado. Por último, si no es peligroso acercarse y socorrer a los heridos. Para las personas conscientes es recomendable que no se muevan y mantengan la columna recta, si alguien sangra hay que comprimir la herida. Si alguien está inconsciente, de manera suave y lenta, tirar hacia arriba de la cabeza y colocar el cuello recto.

código sepsis

¿Cómo detectarlo? Disminución de la presión arterial, desorientación, mal aspecto y tiritona.

¿Qué hacer? Llamar al 112 cuanto antes y hablar con el médico coordinador o acudir rápidamente a urgencias.

¿Cómo prevenirlo? Vacunación, higiene, uso adecuado de antibióticos y correcto cuidado de las heridas.

código parada cardiaca

112. Hay que ser valiente y alertar de que se tiene a alguien con parada.

RCP. Comenzar la reanimación cardiopulmonar. 30 compresiones y dos ventilaciones, la mano en el esternón y comprimir fuerte.

Desfibrilador. Pedir un desfibrilador. Detener las compresiones solo cuando haya llegado y seguir sus instrucciones.

Herramientas de Contenido