Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Música

La movida navideña

Por Javier Escorzo - Sábado, 30 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

CONCIERTO de CABEZAFUEGO &KOKOSHCA &LOS CORONAS

Fecha: 25/12/2017. Lugar: Zentral. Incidencias: Jornada inaugural de la segunda edición del Festival Santaspascuas. A priori, se celebraba en una fecha controvertida, pero a pesar de ello se registró una muy buena entrada, como también sucedió el año anterior. Los tres grupos tenían propuestas muy diferentes entre sí, pero todos recibieron una calurosa acogida.

Una vez confirmada la extensa y variada lista de festivales que se celebrarán en Pamplona en los meses de primavera y verano, es una gran noticia que el Santaspascuas consolide su oferta en fechas navideñas, menos propicias, en principio, para este tipo de eventos. Esta cita, además, se centra en estilos y artistas que habitualmente no tienen tanta cabida en las programaciones de nuestra ciudad. En la jornada inaugural de esta edición se dieron cita en Zentral los locales Cabezafuego y Kokoshca, además de Los Coronas, que cerraron la velada. En los próximos días pasarán por Baluarte figuras como María Arnal y Marcel Bagés, Amateur, Juan Perro, Jeremy Jay o la nueva promesa del flamenco, Rosalía, acompañada por su productor, Raül Refree.

El día 25 comenzó con el inclasificable Cabezafuego, que acaba de publicar Somos droga.Fue un lujo contemplar su delirante puesta en escena con los excelentes músicos que le acompañaron. Él, con pose de torero, se comportó como un loco chamán que mostraba enloquecido sus últimas pócimas. Destacaron sus sarcásticas letras (decir que son políticamente incorrectas es quedarse muy corto);al igual que sus ritmos y melodías, no tienen parangón en el panorama nacional. Tiró de ironía para cargar contra el omnipresente indie (personalizó en artistas como Vetusta Morla o Sabina). Ni siquiera el público se salvó de sus dardos. En una esquina del escenario, Los Coronas contemplaban estupefactos la actuación y, como todos, bailaban al son de temas comoCaramelos 6 de Julio, la psicodélica Visiones o Pachuca, dedicada a Roberto C. Meyer. Hubo también loas a la heroína e invitación a la audiencia para que subiese al escenario. Lo dicho, un disparate maravilloso.

Con aires más oscuros llegó Kokoshca, que sigue presentando su muy exitoso Algo real. Comenzaron con Hay una luz, muy marcada por los golpes de batería, que en esa canción sonaron algo tribales. Situada en el centro del escenario, Amaia tuvo que pedir silencio en varias ocasiones, y es que parte del público practicó durante toda la noche esa molesta costumbre de hablar mientras los grupos actuaban. Al margen de eso, fueron muchos más los que se entregaron a bailar maravillosas gemas pop como Prefiero golpes o Mi chica. En los últimos tiempos se ha comparado a Kokoschca con la primera época de Loquillo y Trogloditas, y lo cierto es que Mi consentidotiene algo de La mataré, tanto por su temática como por su ritmo rumbero. El malogrado Roberto C. Meyer también estuvo presente (adaptaron una canción suya, que titularon Navidad), y se despidieron con dos hits incontestables:La fuerza y No volveré, en las que salió a cantar Javier Aznárez, antiguo miembro de la banda.

Por último, llegó el turno de Los Coronas. Los madrileños acaban de publicar su nuevo disco, Señales de humo, en el que recorren un buen número de estilos musicales (rock, música de baile, western, folclores europeos o incluso música de baile). Aunque por el sonido no lo parecía, era el primer concierto de su gira, y en él contaron con una gran pantalla en la parte posterior del escenario, sobre la que proyectaban imágenes de películas en blanco y negro que ayudaban a completar su escenografía. Todos los instrumentos rayaron a gran altura (no en vano sus músicos se han curtido durante más de dos décadas en este y otros proyectos), pero entre todos ellos destacó especialmente la trompeta de Yevhen Riechkalov, que dotaba de épica a las canciones. Incluso sorprendieron con una versión del célebreCorazón contento, de Marisol. Con ellos, la jornada inaugural no pudo tener un cierre más festivo, ni un mejor augurio para el desarrollo de la presente edición.

Herramientas de Contenido