Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La semana

¡No tiren los cartones que hay bingo!

por F. Pérez-nievas - Sábado, 30 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

“Vamosa proceder a la votación”. “En la 24, había 8 No, 12 Sí, una Abstención;en la 25, 6 No, 11 Sí, 4 Abstención;26, Sí 8, No 12, Abstención 1;27, ¿Si 6, No 11, Abstención 4?”... “Perdón. Nosotros en la 13 habíamos dicho Abstención y no Sí”, “Cambiamos, la 13 pasa a tener 12 Sí, 6 No y 3 Abstención. ¿Algún cambio más”, “Si. Nuestro grupo ha dicho No en la 17 y nos habíamos abstenido”. “Entonces 8 Abstención, 12 Sí y una Abstención”. “¿Puedes repetir qué has apuntado en la 36?” “8 Sí, 13 No y 4 Abstención”, “eso no suma 21”, “si, digo... no, es verdad. La 36 son 4 Sí, 12 No y 5 Abstención”. En semejante galimatías se convirtió el último pleno municipal de Tudela, gracias a 49 enmiendas a los presupuestos. Además se empeñaron (porque ahora salen en la tele) en leer una por una íntegras sus proposiciones y ahí estuvimos: ¡¡330 minutos!! El final parecía una película de Berlanga después de que sus señorías estuvieran desde las cuatro de la tarde hasta las nueve y media de la noche recitando números. Al final no se sabía si el secretario estaba apuntando los votos o alguien iba a cantar línea cuando en la enmienda de “los dos patitos” apareciera “la niña bonita”. La existencia de seis grupos municipales y un concejal no adscrito además de muy democrático está siendo una locura y crea situaciones que, de no quedar grabadas en vídeo, nadie creería. Si tenéis una tarde aburrida os cogéis unas palomitas y os ponéis los 20 minutos que duró la votación de las 49 enmiendas. Merece la pena. También es verdad que hay momentos que son menos graciosos y de esos también vivimos un par. Por un lado, el concejal no adscrito, al más puro estilo Falange, Frente Nacional o Fuerza Nueva (póngase el partido que se quiera) pidió que se eliminara la partida de cooperación al desarrollo porque “en tiempos de necesidad para algunas personas en Tudela es nuestra obligación velar por ellos. No decimos que no se ayuden a personas de otros lugares pero aquí hay gente muy desfavorecida”. Por suerte, todos los partidos (con mayúscula) se opusieron y dijeron que era una “barbaridad” lo que había sugerido. Otra intervención poco graciosa fue la de la edil del PP que ante la propuesta de la CUP de apoyar el uso del euskera y de la rotulación bilingüe aseveró (sin sonrojarse) que “el euskera no es un patrimonio de Tudela, así como tampoco lo es de Calahorra o de Jaca”. Así, sin pestañear, que está la tele.

Herramientas de Contenido