Más de 8.000 personas pasan de enventuales a fijos durante 2017

Pese a la mejoría, la temporalidad no remite y los contratos fijos suponen solo el 5,81% del total
La contratación fija crece casi un 14% y las conversiones se aceleran hasta un 20%

Juan Ángel Monreal | Patxi Cascante - Domingo, 31 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Decenas de empleados eventuales de Volkswagen a pasado a fijos durante 2017.

Decenas de empleados de Volkswagen. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Decenas de empleados eventuales de Volkswagen a pasado a fijos durante 2017.

PAMPLONA- La mejoría en el empleo de 2017, la más intensa de la última década en Navarra, no se traduce de momento en un incremento sensible de la contratación fija y de los salarios, dos de las variables que ilustran la precariedad. Y la recuperación no la sienten por igual además todos los colectivos. El desempleo femenino sigue descendiendo a un menor ritmo que el femenino a lo largo de un año en el que más de 8.000 personas han pasado de temporales a fijos en Navarra, lo que supone un aumento de más del 20% respecto al año anterior.

Se trata de una de las mejores noticias que deja el mercado laboral navarro en el último año, cuyos datos definitivos se conocerán el 3 de enero. A cierre de noviembre, sin embargo, muestra una creación de cerca de 9.000 empleos en términos de afiliación a la Seguridad Social y un sensible aumento en la contratación: el número total crece más de un 4.5%, hasta los 345.434.

Avanzan mucho más los contratos fijos (casi un 14%) que los temporales, pero estos últimos siguen siendo tan numerosos que suponen todavía más del 94% del total. En concreto los contratos fijos en Navarra representan a lo largo de 2017 apenas el 5,81%, frente al 5,30% de 2016. Un aumento leve, pero que está lejos de resultar significativo, sobre todo si se tiene en cuenta que antes de la crisis el número de contratos fijos superaba muchos meses el 11% del total. La cifra navarra también es muy baja si se compara con la media española, donde alrededor del 9% de los contratos que se firman son fijos.

El año cerrará además con récord en la contratación tanto en Navarra como en el conjunto de las comunidades. En España se superarán los 21 millones de contratos firmados y con unos 600.000 puestos de trabajo, lo que significa que para crearse un empleo es necesario firmar 36 contratos. Una proporción muy similar, incluso algo menor a la que se registra en la Comunidad Foral.

Todas estas cifras hablan de una nueva realidad, ya diagnosticada, y que apunta a una mucha mayor rotación en los puestos de trabajo y que a muchas personas les supone episodios de empleo más breves y más frecuentes que antes de la crisis, con continuas salidas y entradas de situaciones de empleo y paro e incluso inactividad.

De hecho, el número de contratos de menos de una semana se ha triplicado desde la última reforma laboral y supone cerca de una cuarta parte del total, si bien con “una enorme variación entre sectores y distintos colectivos de trabajadores”, explica Florentino Felgueroso, en su blog Nada es gratis. Según estos mismo datos, el 62% de todos estos contratos se firman con personas poco cualificadas -ESO o estudios primarios- y algo más de la mitad de estos contratos se firman con adultos con edades entre los 30 y los 54. Otro aspecto que analiza el investigador de Fedea es el tiempo que tardan los jóvenes en conseguir un contrato indefinido que, además, suele ir ligado en muchas ocasiones a salarios más elevados y por tanto a unas mayores cotizaciones a la Seguridad Social. Hace una década, el tiempo medio ascendía a 57 meses, mientras que en la actualidad se ha disparado hasta los 94 meses. “Además, en términos relativos el deterioro ha sido mayor para las personas menos cualificadas”, explica Felgeroso.

Los datos gruesos, sin embargo, muestran que la incidencia de la temporalidad sigue siendo similar a la que existía hace una década, incluso ligeramente inferior, pero con la diferencia de que el número de trabajadores fijos se ha reducido también llamativamente. Así, el 23,4% de los asalariados de Navarra cuenta con un contrato temporal, 3,5 puntos menos que en el tercer trimestre de 2008, y un porcentaje también inferior a la media española, que se queda en el 27,4%.

Esta tasa, la segunda más elevada de todo el continente europeo, muestra la disfuncionalidad de un mercado laboral que, pese a las sucesivas reformas laborales que han abaratado el despido, sigue marcando una frontera clara entre trabajadores fijos y eventuales. Y, si bien en el último año, la tasa ha experimentado un ligero descenso de unos tres puntos, el 23,4% supone también un incremento desde los mínimos registrados a comienzos de 2012, cuando tras el despido de miles de trabajadores eventuales, la tasa llegó a caer en Navarra hasta el 17%, la tasa más baja de las últimas décadas.