Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

¡Un festival diferente!

Por Javier Escorzo - Domingo, 31 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

CONCIERTO MARÍA ARNAL Y MARCEL BAGÉS &AMATEUR

Fecha: 27/12/2017.Lugar: Baluarte (sala de cámara). Incidencias: Más de media entrada, buen resultado teniendo en cuenta que se trataba de un día entre semana y que era la primera vez que los dos artistas tocaban en Pamplona. María Arnal se presentó junto al guitarrista Marcel Bagés, con quien firma su disco. Amateur, por su parte, que está formado por Mikel Aguirre (voz y guitarra), Iñaki De Lucas (batería) y Cheli Lanzagorta (piano), contó con Joseba Irazoki en la guitarra eléctrica, Fernando Neira en el bajo y Paul San Martín en el órgano. Los dos conciertos tuvieron gran aceptación.

Son muchos los que piensan que, tras la burbuja de la vivienda y la financiera, actualmente asistimos en España a la burbuja de los festivales. Una ardilla podría atravesar la península ibérica saltando de festival en festival;al final de su recorrido, el simpático roedor habría visto a los mismos grupos en infinidad de ocasiones. Por eso se agradece tanto que algunos festivales arriesguen a la hora de confeccionar su cartel, dando espacio a propuestas menos obvias, pero con un atractivo similar o superior. Es el caso del Santas Pascuas, que por segundo año consecutivo ofrece en Pamplona un menú delicioso. En la segunda jornada de esta edición, el protagonismo recayó sobre María Arnal y Amateur.

El caso de María Arnal es buen ejemplo de lo ya comentado. Una figura emergente que, con su álbum 45 cerebros y 1 corazón, está obteniendo una repercusión inusitada. Su propuesta podría asemejarse a la de Silvia Pérez Cruz: ambas catalanas, ambas con voz portentosa y ambas se basan en géneros tradicionales para procesarlos y ofrecer algo novedoso. En el caso de María, el contenido político y social tiene un peso mayor y el resultado musical es más contemporáneo, con las experimentales guitarras de Marcel Bagés y un mayor uso de la electrónica. Su puesta en escena, sin embargo, parecía casi flamenca, con ambos artistas sentados en sillas. Explicaron que en Ball del vetlatori, por ejemplo, se inspiraron en un fandango que narraba el duelo que solía hacerse a los niños fallecidos. Con esa temática, no es de extrañar que la emoción embargase al auditorio. El contraste llegó con A la vida, excelente versión de Ovidi Montflor en la que María desató su torrente vocal para cantarle “a la vida plena”. A mitad de actuación, con los dos músicos ya levantados, llegó el momento más reivindicativo, con la adaptación del poema de Joan Brossa (“la gente no se da cuenta del poder que tiene”). Fue en este tramo cuando se acercaron más a la vanguardia, con guitarras estridentes y loops. Cerraron con el single de su disco, Tú que vienes a rondarme, y el público les despidió puesto en pie y con un prolongado aplauso.

Pero los tiempos estaban medidos y llegaba el turno de Amateur. A pesar de lo que pueda sugerir el nombre del grupo y el título de su primer disco (Debut), no estamos hablando de principiantes, sino de tres excomponentes de La Buena Vida, uno de los grupos más exquisitos de la historia del pop español. Amateur mantiene el clasicismo atemporal de sus composiciones y los brillantes arreglos orquestales que caracterizaron a La Buena Vida. Obviamente, en directo no pueden viajar con una orquesta entera, pero se han rodeado de una magnífica banda que recreó cada detalle, a la vez que dio más garra a algunas canciones (como Da Vinci). En ella está el navarro Joseba Irazoki, uno de los mejores guitarristas nacionales. Destacaron también los juegos de luces, tan elegantes como la música que se estaba practicando en el escenario. Los donostiarras interpretaron su disco prácticamente entero (solo faltó Dulce final), y una versión de Free as a bird, de The Beatles. Especialmente emocionante sonó San Martín Blues, versión del tema que Steve Earle dedicó a Townes Van Zandt, y que los donostiarras dedicaron a Pedro San Martín, el inolvidable bajista de La Buena Vida, fallecido en 2011. Para cerrar este círculo funesto, podríamos añadir que Pedro murió en un accidente de tráfico cuando volvía de un concierto de Nacho Vegas, quien grabó una versión de Van Zandt (Que te vaya bien, Miss Carrusel). Se despidieron con la rotunda El golpe, perfecta muestra de pop pluscuamperfecto que certificó el éxito de esta segunda jornada del festival.

Herramientas de Contenido