Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Casos Yllanes y La Manada

Martes, 2 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Hoy las mujeres seguimos estando en una relación de subordinación frente al varón en muy distintas esferas y niveles, desde la más meramente personal y relacional de lo cotidiano hasta la más amplia y transversal representada en todas y cada una de las instituciones construidas a lo largo de los siglos por el patriarcado, entre las que se encuentra, por ejemplo, el sistema de justicia penal. La violencia contra las mujeres es real y mucho más amplia de lo que se documenta, y las mujeres tenemos que buscar protegernos de ella y hacerle frente. Para ello, entre otras formas, existe el recurso a la justicia penal. Sin embargo, tenemos que afirmar que los sistemas penales actuales no sirven para proteger a la víctima o para enfrentar a la violencia de forma constructiva para que esta no se repita, sino únicamente para imponer un castigo a quien ha cometido el delito, generando así nuevas violencias. Castigo y violencia, que de la mano del miedo y la intimidación, siempre han sido la herramienta principal del patriarcado. En los últimos tiempos se está empezando a escuchar algo que nuestro colectivo viene poniendo en relieve desde hace muchos años como es que el sistema de justicia que tenemos es, entre otras cosas, un sistema patriarcal. Y lo es porque el propio concepto de Derecho penal, el proceso penal y todos los mecanismos y agentes en torno al sistema de justicia penal han sido construidos en y desde el patriarcado, sea la figura del juez, la lógica de acusación y defensa, la policía y por supuesto la prisión.

Esta afirmación en ocasiones se mezcla o es relacionada con otras en las que a la frase “la justicia que tenemos es patriarcal” le siguen expresiones o reivindicaciones tales como: “es patriarcal porque la falta de consentimiento es indudable”, “es patriarcal porque no atiende a las mujeres”, “es patriarcal porque le han hecho un interrogatorio muy duro a una mujer”, “es patriarcal porque un violador o maltratador nunca debería salir de prisión”, “es patriarcal porque tiene ya permisos de salida”... Es decir, existen voces que denuncian el sistema por patriarcal, pero añaden estas expresiones de seguido, lo que claramente muestra que el concepto de justicia que piensan va de la mano de una pena de prisión ejemplar y dura. Así, a pesar de la inicial crítica a la justicia por patriarcal, simplemente se legitima el modelo de justicia existente, fortaleciendo el sistema de justicia patriarcal pero con menos garantías y más punitivo. El discurso que traen esas voces refuerza el mantenimiento de un sistema que, por ejemplo, tiene uno de los Códigos penales más duros en toda Europa y más personas en prisión, están reforzando el mantenimiento de prácticas en los tribunales vulneradoras de los más básicos derechos de las personas detenidas, en la custodia o de defensa, entre otras muchas deficiencias. En definitiva, se está reforzando un sistema de justicia fracasado como advertirá, si es honesta consigo misma, cualquier persona que lo conozca de cerca, porque lo ha vivido o porque forma parte de él.

Así, el empleo de muñecos colgando representando a los 5 hombres del caso La Manada, carteles de “se busca”, lemas llenos de violencia, otros que emplean la amenaza, exigir nuevas modificaciones del CP para endurecer aún más sus penas (cualesquiera, también la de inhabilitación profesional de forma indefinida para el caso Yllanes)…, son expresiones que se sumergen en la venganza y castigo reforzando las bases del sistema de justicia penal patriarcal y distorsionando las exigencias de quienes también somos feministas. Nuestra posición claramente antipunitivista también es incondicional y nos exige señalar que estos actos y exigencias forman parte de la misma lógica de justicia que buscamos combatir y que no se tratan de una forma de autodefensa. ¿Qué queremos decir con esto? Que si queremos que el sistema de justicia no sea patriarcal tendremos que atacar la idea misma de castigo que aborda el delito en la figura del agresor a través de un sinfín de mecanismos de violencia institucionalizada, se olvida de la víctima y lo que es más importante incluso, no incide en las razones que dieron como resultado la agresión. Es necesario pensar en alternativas desde otros lugares porque estamos buscando en la justicia penal respuestas que no podemos encontrar ahí y un ejemplo claro de esto ha sido el abordaje de la violencia de género.

Si no pensamos en otros espacios y escenarios menos violentos y con otras lógicas, otros agentes lejos de los jueces y otras alternativas que no sean la prisión solo estaremos reforzando la justicia penal patriarcal. Pero además de patriarcal, o precisamente por eso, la justicia también es clasista, racista, desigual para unos y otras... Y cuanto más se refuerce la actual justicia penal más racista, desigual, clasista y patriarcal será nuestra sociedad y más perjudicadas quedaremos todas.

La cuestión es que en todo esto como sociedad nos encontramos en una difícil tesitura. Por un lado, en primer lugar, las mujeres tenemos que lidiar con ser permanentemente cuestionadas, puestas en duda, responsabilizadas o criticadas. En este sentido el trato dado por la mayoría de los medios de comunicación del Estado wspañol en torno a la cuestión del consentimiento para mantener relaciones sexuales en el caso de La Manada ha sido un ejemplo paradigmático y vergonzante. En segundo lugar, nos toca crear y mantener lazos de sororidad entre nosotras en torno a la cuestión sexual, relacional, de violencia contra nosotras… Un ejemplo maravilloso de esto ha sido el lema “Yo sí te creo”. Pero además, en un extremo totalmente opuesto, resulta que también tenemos que estar atentas a que no se nos utilice como “arma” para endurecer las políticas criminales afirmando que el sistema penal supuestamente busca proteger los intereses de las mujeres, que es precisamente lo que queremos señalar con este artículo.

El reto es construir un modelo no con decisiones que fortalezcan las opciones represoras contra los agresores y que dejan sin contenido, prioridad y presupuesto aquellas inmediatas que más necesitan las víctimas, y en general, en este contexto, más necesitamos las mujeres. Básicamente y para ser más claras, estamos hablando de que esas instituciones construidas a imagen y semejanza del patriarcado nos dejen de tomar el pelo y en lugar de invertir miles de millones de euros en mantener un sistema de justicia fracasado, todas las cárceles del Estado y seguir manteniendo encerradas a más de 60 mil personas sin ningún tipo de resultado de reinserción, se invierta en programas que prevengan de verdad la violencia contra las mujeres, que aborden la cuestión de la pobreza y la desigualdad social y como respuesta se comiencen a implementar modelos reparadores en lugar de punitivos. Desde los feminismos, desde donde se están construyendo nociones alternativas para sostener la vida en muy distintas esferas, y muy concretamente desde los feminismos antipunitivistas, entendemos que existe la responsabilidad histórica de criticar de manera frontal y desde la raíz el sistema penal imperante porque hay un peligro intrínseco de recurrir al Derecho Penal por parte de quienes queremos cambiar la sociedad.

Firman este artículo: Paz Francés, Ruth Martinez, Libertad Francés, June San Millan, Irati Jimenez, Iranzu Baltasar, Manuel Ledesma, Ana Martinez y Lorena Alemán Miembros de Salhaketa Nafarroa

Herramientas de Contenido

etiquetas: opinion, tribuna