Mesa de Redacción

No todo está perdido

Por Joseba Santamaria - Miércoles, 3 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

He comenzado este 2018 leyendo un par de entrevistas en prensa sobre la situación actual de la crisis-estafa. A Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2011, y a Yanis Varoufakis, exministro de Finanzas de Grecia. Ambos coinciden en que no hay motivos para airear alegremente final alguno de esa situación socioeconómica. Y menos en positivo. La crisis y sus consecuencias -desregulación financiera, pérdida de horas de trabajo, asalto a las pensiones públicas, empleo precario, etcétera- siguen ahí. También coinciden en que la calma chicha del bienestar -cada vez más un recuerdo nostálgico de un pasado cercano que una realidad- ha diluido la reacción ciudadana. Ya lo dijo más o menos Rousseau en El contrato social: en cuanto alguien dice sobre los asuntos públicos ¿a mí qué me importan?, hay que saber que los intereses generales están perdidos. Sin embargo, existe una alternativa al entramado conservador asentado en la cesión a la voluntad de los mercados de la globalización social, en la uniformidad cultural e identitaria y en el control oligopólico de la economía, la información y el trabajo: reparto equitativo y justo de la riqueza, igualdad de oportunidades, profundización democrática y solidaridad y eficacia en la gestión de los recursos públicos. Es el camino que va situando poco a poco a Navarra ahora como un ejemplo más, al igual que otros territorios de Europa, de otra gestión económica, fiscal y social. Y ello pese a las limitaciones financieras y presupuestarios que impone la política económica del Gobierno del PP. Saramago lo advertía en 2000: “Alguien no está cumpliendo con su deber. No lo están cumpliendo los gobiernos porque no saben, porque no quieren o porque no pueden. O porque no se lo permiten aquellos que efectivamente gobiernan el mundo, las multinacionales, las grandes corporaciones, cuyo poder absolutamente no democrático ha reducido a casi nada lo que quedaba del ideal democrático”. Esa es la realidad, no la propaganda falsa salida de la crisis. Y aun así, no todo está perdido.

Últimas Noticias Multimedia