Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La excusa del entorno

Por Javier Onieva Larrea - Miércoles, 3 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

en estos días asistimos a la publicación continua de balances, resúmenes y análisis de lo acontecido en Navarra en el año que se nos ha ido.

De todos ellos los que más se acostumbran a publicitar son los correspondientes a la situación económica y su evolución. Así como a la labor desarrollada por el Gobierno de Navarra de cara a la potenciación, o en su caso, paralización, de dicho desarrollo económico.

En las negociaciones que se han dado en el seno del cuatripartito, que sustenta al actual Gobierno de Navarra, las cuales han dado como resultado la reforma de diversos impuestos y medidas tributarias (que no reforma fiscal) de cara al próximo ejercicio de 2018. Lo que se ha primado, principalmente, es el ajuste, basado en datos de recaudación, de diversos impuestos como el IRPF, Sucesiones y Sociedades. Ajuste realizado, básicamente, bajo los principios de equidad y progresividad.

Durante la negociación que se ha llevado a cabo para realizar estas modificaciones. El mantra que una y otra vez ha salido a la palestra ha sido el de la deslocalización. La huida de personas, tanto físicas como jurídicas, en busca de una fiscalidad más propicia en otras comunidades autónomas del Estado.

Sin embargo, cuando se analizan las opiniones de la clase empresarial navarra, de una gran parte de esa clase empresarial, desde luego de esa parte que va más allá del discurso marcado por esos empresarios adictos al régimen UPN-PSN, que ha imperado en esta tierra durante más de treinta años, y cuyo interés, únicamente, va destinado a volver a instaurarlo, y como consecuencia, volver a obtener esos privilegios, que llegaron a tener asumido que era una situación lógica y normal, dentro de las circunstancias económicas y sociales de Navarra. Se observa, que a una mayoría empresarial Navarra, en el pasado año 2017, no les ha ido tan mal.

Es verdad que arrimándose al discurso de la clase empresarial adicta al anterior régimen de UPN-PSN, critican lo que ellos llaman reforma fiscal impuesta por el actual Gobierno de Navarra. Bajo la premisa, única y exclusiva, que aun reconociendo que les va bien, van a pagar más impuestos que el resto de comunidades autónomas del Estado.

Desde el más profundo respeto a esa clase empresarial, que basa su trabajo en una excelente gestión, un producto atractivo y competitivo, y un escrupuloso cumplimiento de la normativa fiscal y laboral.

Decirles que las modificaciones fiscales realizadas en Navarra son producto de una forma de entender la distribución de la riqueza, distinta a como se entiende en el Estado por parte del Gobierno del PP, y en muchas de las comunidades autónomas, particularmente en las comunidades vecinas con Navarra.

Pero por otra parte, se está demostrando que esta fiscalidad navarra se está diseñando de acuerdo a los movimientos progresistas que poco a poco se van desarrollando en Europa, y que más pronto que tarde, es de esperar, acaben desalojando las políticas conservadoras y neoliberales que actualmente dominan el continente.

Por lo tanto, no sería extraño, que en un futuro, esperemos no muy lejano, la fiscalidad navarra sea extrapolable, incluso copiada, en el resto del Estado. En la medida que la situación política evolucione a la situación política que se está desarrollando en Navarra.

Será el momento en que esa competencia desleal y verdadera lacra de las empresas cumplidoras, que se produce con la elusión fiscal, los paraísos fiscales, los concursos de acreedores como escape para eludir el pago de las deudas y el retorcimiento legislativo para llevar a la prescripción de sus obligaciones acabe por desaparecer. Y todas esas empresas que ahora se quejan, comparándose con las condiciones fiscales del entorno, comprueben que su solidaridad contribuye a la constitución de una sociedad más justa y equitativa. Base fundamental para un desarrollo económico, en el que sin lugar a dudas sus empresas se verán beneficiadas.

La mayoría de la clase empresarial navarra, que cumple con sus obligaciones y respeta la normativa fiscal foral, no debería hacer caso a ese tipo de empresarios que van por la vida ejerciendo de navarrísimos, pero que, curiosamente, echando un vistazo a la lista de deudores de más de 250.000 € publicada por la Hacienda Foral. No ha hecho falta más que un cambio de Gobierno para que de repente se pase de ser empresario del año con el régimen UPN-PSN a dejar una hosca de cientos de miles de euros. Y para más inri ser los que intentan liderar al conjunto de la clase empresarial navarra, a la rebelión por las modificaciones fiscales realizadas por el actual Gobierno de Navarra.

Cuando son ellos la máxima lacra y el mejor exponente de competencia desleal con respecto al resto del empresariado cumplidor.

El autor es técnico del Parlamento Social y finalista Primer Premio Martin Azpilikueta con el estudio titulado ‘Sector Público Instrumental Navarro. La Administración Paralela’

Herramientas de Contenido