Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

Gran noche de humo y cristales

Por Javier Escorzo - Jueves, 4 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

CONCIERTO DE LA FUGA

Fecha: 30/12/2017. Lugar: Zentral.Incidencias: Sala llena, público muy participativo. Era uno de los primeros conciertos de la gira de presentación deHumo y cristales, el nuevo disco de La Fuga, del que interpretaron seis canciones.

Las bandas de rock, ya se sabe, tienen que estar siempre en la carretera, en continuo movimiento, en una gira eterna. Así sucede con La Fuga;basta un vistazo a sus redes sociales para comprobar que su actividad es frenética, afortunadamente para ellos y para los miles de seguidores que llenan sus conciertos. Tras los conocidos cambios de formación, el grupo tiene un nexo muy fuerte con Navarra, ya que de aquí proceden dos de sus actuales miembros (Pedro Fernández Razkin, guitarra y voz, y Álex Sanz, bajo), así que el concierto de Pamplona se preveía especial. Además, acaban de publicar un nuevo disco, el muy recomendable Humo y cristales, que en sus primeros dos mil ejemplares también incluye el vídeo y el audio de su actuación en La Riviera madrileña. Con todos estos ingredientes, no es de extrañar que el público respondiese llenando la Zentral, que cerraba con este concierto su muy bien exprimido año musical.

Antes de comenzar la actuación, llamaba la atención una pasarela que salía del escenario y se metía en la pista, de tal forma que los músicos podrían tocar literalmente entre el público. No fue el único elemento de espectáculo. Nada más comenzar, se dispararon unos pequeños fuegos artificiales que sorprendieron a la audiencia. Y para no desentonar, La Fuga salió como un cohete con uno de sus himnos, En vela, seguido de dos temas más recientes, Humo y cristalesy Camarote que, a juzgar por cómo fueron recibidos, ya pueden considerarse como pequeños clásicos de su repertorio. Siguieron despachando novedades como Nuestro lugar o Mi mundo en tu mirada, dedicada esta última a los enfermos de alzhéimer, al igual que ya hicieron con anterioridad otros ilustres artistas navarros como Aurora Beltrán o El Drogas. El nuevo material fue hábilmente mezclado con canciones más añejas (Majareta o Pedazo de morón) y, a mitad de concierto, Pedro y Nando se sentaron en un par de taburetes sobre la pasarela y con sendas guitarras acústicas desnudaron La mareay La balada del despertador. Fue un momento especial dentro del show, quizás el único respiro en una noche trepidante.

La electricidad volvió a desatarse con Cuestión de prioridades y Mi perdición, otros dos cortes de sus últimos trabajos. El éxito del concierto se debió, en gran medida, a la actitud mantenida por los músicos. Pedro fue un frontman perfecto, con mucha energía, y estuvo perfectamente respaldado por Nando y Álex, eficaces y vistosos con guitarra y bajo, respectivamente. Mención especial mereció Edu, que, pese a llevar varios días con fiebre, convirtió su batería en el motor de la banda.

La fiesta que se estaba viviendo en la sala culminó en los bises con temas propios (Por verte sonreír) y ajenos (Heroína, logradísima versión de Los Calis, y Txus, de La Polla Records). Aunque la despedida final llegó, como no podía ser de otra manera, con Pa’quí, pa’llá, en la que hubo lanzamiento de confeti para finiquitar una gran noche de humo y cristales.

Herramientas de Contenido