la carta del día

La estadística no engaña

Por Fermín Hernández Martínez ‘Mintxo’ - Jueves, 4 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

tras la noticia aparecida en portada en este medio de comunicación el viernes 29 de diciembre bajo el titular “Navarra sufre 28 muertos de tráfico en 2017 (mínimo histórico)”, desde la Asociación Mutua Motera no compartimos la misma euforia, pues la realidad para nuestro colectivo no ha mejorado en absoluto. Las cifras extraídas de las mismas estadísticas nos revelan que el número de fallecidos se mantiene exactamente igual al del pasado año y este revelador dato no supone alteración del drama que en Navarra padecemos. En el año 2006 el Gobierno de Navarra fue pionero al ser el primero a nivel nacional en firmar un acuerdo con el colectivo motero. Por el contrario, este mismo no se viene aplicando ni con el anterior gobierno ni con el actual. No se atienden nuestras peticiones de reunión y por tanto no se nos tiene en cuenta, lo cual corrobora que tanto en 2016 como en 2017 haya aumentado la cifra de víctimas mortales. En los últimos seis años estamos hablando de que el colectivo motero padece las peores cifras que ha visto en los últimos años según datos empleados por la misma fuente (5 en 2012, 1 en 2013, 5 en 2014, 1 en 2015, 6 en 2016 y 6 en 2017).

Las incesantes reivindicaciones de nuestro colectivo por el amejoramiento de las vías se ven frontalmente truncadas por decisión del señor Ayerdi, quien ya reconoce públicamente que no hay dinero para ello y el existente se empleará para otros grandes nuevos proyectos en vías de titularidad del Gobierno Foral. Mientras el Ministerio de Fomento del Gobierno central tampoco está realizando ningún trabajo reseñable a este mismo respecto. Así como a nivel nacional, la AMM sí forma parte de grupos de trabajo, en Navarra en cambio se nos cierran las puertas y se nos hace case omiso pero aún estamos a tiempo.

La implantación de Sistemas de Protección de Motoristas (SPM) en detrimento de los conocidos guardarraíles así como su correcta instalación (dado que algunos de los ya existentes no cumplen su cometido en caso de accidente), son ya una legendaria reivindicación aunque la lista es interminable, y nadie hace nada pues finalmente requieren una inversión que hasta ahora no se viene produciendo. Pero no solo la óptima condición del firme y los SPM son unas de las principales reivindicaciones de nuestro colectivo. La AMM cree firmemente en la importante tarea que supone fomentar la educación vial como asignatura en las escuelas así como su vital continuidad mediante incesantes campañas para ahondar en la importante concienciación social. Es obvio el sustancial cambio que se ha producido en cuanto al descenso de la siniestralidad en términos generales tras la implantación del sistema de sanción por puntos, pese a quien pese, y el comportamiento al volante también se viene demostrando, por ejemplo, en tanto al respeto por otro colectivo igualmente vulnerable al nuestro como es el del usuario de la bicicleta. Queda mucho por hacer, también es cierto, sí, y el cambio ya se está produciendo pero no en nuestro colectivo el cual no presenta ninguna mejoría reseñable sino más bien lo contrario.

En cambio, el agravamiento fiscal, impuestos, seguros y sanciones contra nuestro colectivo van en aumento. El último peldaño trata acerca de la obligatoriedad del uso de chaquetas homologadas para el uso de nuestros vehículos. Evidentemente va en detrimento de nuestra seguridad pero también rezuma un interés económico importado de países vecinos que se contradice con otra vieja reivindicación como es el no gravamen en todo lo que afecte y redunde en la seguridad pasiva y activa, porque la carga económica hacia el usuario ya viene siendo importante como para además alargar la penuria de quienes ya utilizamos la motocicleta como medio alternativo al transporte rey, el coche. Este pasado verano nuestro presidente Juan Manuel Reyes en su intervención en pleno del Ayuntamiento de Pamplona a colación al plan de amabilidad ya señaló tanto la motocicleta y el ciclomotor como medios alternativos, no como la solución al problema de movilidad pero sí como parte de la misma. El negativo resultado ya lo conocemos.

La AMM, mediante cursos de conducción, profundiza en actual problema tratando de llegar donde otros no lo hacen. Nosotros formamos parte del engranaje pero para que la rueda gire es necesario que todos los dientes encajen, se apoyen y se distribuya la carga en función del papel que desempeñan. La media de fallecidos en motocicleta/ciclomotor en los dos últimos años se mantiene en Navarra superando incluso la de los cuatro anteriores años y por tanto estadísticamente vamos a peor. Algo falla y también es tarea de todos, incluidos los usuarios, quienes debemos tomar una mayor conciencia de la actual realidad en nuestra comunidad. Otra vez seis muertes por segundo año consecutivo son demasiadas y pesan mucho. En favor de estas seis familias y de las que están por llegar, trabajemos entre todos por un entorno más seguro.

El autor es director nacional Departamento Voluntariado y Acciones Solidarias (VAS) y representante de la Asociación Mutua Motera en Navarra