un taxista lo incorpora a su vehículo

257 desfibriladores cardiacos, operativos en Pamplona y Comarca

Por primera vez en Navarra, un taxista incorpora en su vehículo el aparato de asistencia para casos de paradas cardiorrespiratorias

Kepa García / Iñaki Porto - Jueves, 4 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Daniel Ayechu, con el taxi que conduce (número 252) equipado con un desfibrilador.

Daniel Ayechu, con el taxi que conduce (número 252) equipado con un desfibrilador.

Galería Noticia

Daniel Ayechu, con el taxi que conduce (número 252) equipado con un desfibrilador.

pamplona- 257 desfibriladores cardiacos permanecen instalados en Pamplona y en las localidades de la Comarca, de los cuales media docena están disponibles en vehículos de las policías locales de Pamplona, Valle de Egüés, Barañáin, Zizur y Burlada. El dato fue ofrecido ayer en el transcurso de una rueda de prensa que se ofreció en la sede de Teletaxi San Fermín para anunciar que ya está en funcionamiento un vehículo para el transporte de viajeros equipado con este aparato de asistencia cardiaca de urgencia.

La iniciativa corresponde a Dani Ayechu, conductor del taxi con licencia número 252, que ha equipado con un desfibrilador y material sanitario para atender paradas cardiorrespiratorias durante la prestación de sus servicios.

Fue él quien planteó a la asociación de taxistas, tras cumplimentar el correspondiente cursillo de capacitación, la posibilidad de circular con el primer taxi cardioprotegido de Navarra y uno de los primeros del Estado. Para poder llevar a cabo su propuesta ha resultado decisiva la intervención del Centro Médico Pamplona (CMP), que ha donado el desfibrilador y se ha encargado de la formación del taxista.

Ocho horas de curso ha necesitado Dani Ayechu para entrar a formar parte del registro oficial de personas con capacitación para su uso, donde aparecen 14.000 acreditaciones en Navarra, sin contar con el personal sanitario. Según explicó el taxista, tiene colocado el desfibrilador debajo del asiento del copiloto y con la intención de hacerlo visible a los clientes, el taxi número 252 tendrá un distintivo que lo acredite como vehículo equipado con desfibrilador cardiaco. “Cualquier cliente podrá hacer uso del vehículo, aunque las personas con algún problema cardiaco podrán realizar su viaje un poco más seguras”, comentó Ayechu.

cubrir todos los díasEl objetivo a medio plazo, como se encargó de señalar el presidente de la asociación Teletaxi San Fermín, Kiko Asín, es que el número de vehículos cardioprotegidos aumente hasta que queden cubiertas todas las franjas horarias del año. “Con seis o siete taxis más equipados con desfibriladores el servicio sería completo. Ya lo hemos planteado a los responsables de la Mancomunidad y creemos que puede ser positivo para mejorar la calidad del servicio que damos a los ciudadanos”.

El gerente de MCP, Patxi Bueno, presente también en la rueda de prensa, detalló algunas características del aparato instalado en el vehículo 252. Se trata de un desfibrilador de última generación, con modo adulto e infantil, que dispone de una base de datos que recoge los informes del paciente e incorpora un sensor capaz de aumentar el volumen de la información que va ofreciendo para su uso en función del ruido ambiental que detecta.

“El desfibrilador detalla los pasos que hay que dar. Es muy sencillo de utilizar y contrariamente a lo que se piensa no siempre es necesario aplicar descargas. Que aumente el volumen si hay mucho ruido es un gran avance, ya que en los anteriores modelos se comprobó que en ocasiones no se escuchaban las indicaciones”.

Bueno explicó que tienen contabilizados 480 aparatos en Navarra, de los cuales 257 están en Pamplona y Comarca, pero echa de menos que no exista una localización exacta de su ubicación. “Los ciudadanos de Pamplona podrían tener a su disposición una información muy útil de dónde están colocados los desfibriladores”.

El apunte

Zizur, 4 vidas en 2 años

Asistencia. “Este aparato debería estar en todos los lados”. Así se manifestaba en agosto de 2017 el jefe de la Policía Municipal de Zizur Mayor, Xabier Martínez, tras una asistencia con desfibrilador a un ciclista de 69 años, que consiguió llegar con vida al hospital. La casualidad ha querido que esta localidad haya sido escenario de cuatro episodios similares, en las que una máquina de apenas 2.000 euros ha permitido salvar vidas. Antes, un vecino de 50 años, Luis Elizalde, fue atendido tras una parada cardiorrespiratoria en su domicilio. Al exconcejal Jesús Olave, de 73, le sucedió lo mismo y en mayo del año pasado, un vecino de origen alemán fue atendido tras sufrir un infarto en la calle.