Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Hagamos balance

Peio Ojeda Telletxea - Viernes, 5 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Ahora que estamos con el cambio de año, y que toca hablar de lo que ha sido 2017 y un poco de todo me dan ganas de volver con antelación a Cardiff. No es que aquí se esté mal, es que estoy allí de Erasmus y aquí hay muchas cosas que me sobran. Empezando por el omnipresente conflicto catalán y terminando con el balón de oro. Sin embargo, lo que más me toca la moral es el tema del (des)empleo y el salario mínimo. Yo no sé mucho del tema, pero anunciar que se subirá el salario mínimo para el año que viene un 4% justo a final de año me parece un poco oportunista. Da la sensación de que se quiere transmitir que todo va bien y que vamos mejorando, pero a mi juicio un 17% de desempleo no es un buen síntoma. Sigue habiendo problemas estructurales. 700-800 euros al mes a mí me vienen bien, porque en casa todo está incluido y tengo pocos gastos (pintxos, cañas, el disfraz de Nochevieja, etcétera), pero para alguien que tiene que subsistir con eso y mantener a una familia me imagino que será jodido, todo un reto de contabilidad.

De todas formas, hay que reconocer que la economía en España empieza a mejorar. También tengo que reconocer que a los británicos les va bien por mucho que se les critique el brexit. 4,2% de desempleo y 1.390 euros al mes de salario mínimo no está tan mal. Más que criticarles, creo que podríamos aprender cosas de ellos, al fin y al cabo a eso he ido yo a Cardiff. La mayor diferencia que veo son el empleo de los estudiantes, no solo porque trabajen más sino porque las empresas apuestan más. Allí las prácticas para estudiantes, más que para cubrir vacaciones, son para fichar a talentos. Las empresas buscan a estudiantes de penúltimo curso para trabajar con ellos en verano y, si las cosas van bien, les ofrecen un puesto fijo. Y esta no es la excepción, sino la regla, así funcionan decenas y decenas de empresas de primer nivel, o como se dice allí, del FTSE 100.

Yo he de decir que no me puedo quejar y que en Navarra las cosas están bastante bien, pero para empezar a hablar de recuperación hay que empezar a solucionar problemas desde los cimientos. Invito a las empresas navarras a que apuesten por los estudiantes y que ofrezcan prácticas formativas en todos los departamentos en la medida de lo posible. Para las plazas fijas, tres cuartos de lo mismo. Esto último lo digo más que nada porque sería una pena que tuviera que quedarme a vivir en territorio británico, entre otras cosas porque allí no tienen pintxos ni nocheviejas de disfraz.

Herramientas de Contenido