Eva Rivera directora del festival de cine documental musical dock of the bay

“Dock of the Bay tiene su trayectoria y su dimensión;ya no somos un festival tan pequeño”

El festival de cine documental musical Dock of the Bay arranca hoy en Donostia con un amplio programa que incluye además seminarios, retrospectivas, conciertos y exposiciones

Arantzazu Zabaleta Javi Colmenero - Sábado, 6 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:16h

Galería Noticia

san sebastián- La directora de Dock of the Bay, Eva Rivera, repasa la trayectoria del primer festival cinematográfico del año en Donostia que llenará desde hoy y hasta el día 13 las salas del teatro Principal y los Cines Trueba de la capital guipuzcoana.

Ya van once ediciones... ¿Cree que el festival se va consolidando o ya está consolidado?

-Yo creo que ya está consolidado, pero nunca se sabe... Somos un festival de público: el público lleva años respondiendo, es lo que nos da la legitimidad y la capacidad para seguir apostando por la propuesta que hacemos. Nuestra programación es clara desde el primer año, es una apuesta por el documental musical. Buscamos siempre cosas nuevas, nuevas propuestas, pero sin perder de vista nuestra seña de identidad. Incluso si hablamos de personajes conocidos como David Bowie o Eric Clapton, buscamos trabajos que aporten una nueva mirada sobre los mismos.

También han vivido momentos difíciles en estos años y el público salvó el festival.

-Ha habido momentos difíciles, sobre todo coincidiendo con la crisis... La cultura es un bien endémico, es algo que tenemos que cuidar. Y para iniciativas privadas pequeñas como nosotros es difícil mantenerse. Pero el festival tiene muchas patas: el público es una, pero a nivel de financiación están también los patrocinadores privados y las instituciones públicas, sin ellos no habría festival. Sin el público tampoco. Cuando digo que somos un festival de público quiero decir que se llenan las salas, que es un público fiel, que nos espera año tras año. Y es mayoritariamente local.

Es un festival centrado en un género muy concreto pero cada vez se incluyen más proyecciones. Este año habrá 20.

-Sí que es un género que desde que empezamos hasta ahora ha tenido un repunte. Antes ya había muchos documentales musicales, pero desde hace unos años empiezan a programarse también en grandes festivales: en Venecia, Berlín, en el Zinemaldia... Es un género que, además, se renueva en su formato y hay muchísima producción. Nos llegan muchísimos documentales.

¿Eso les permite poder hacer una selección y escoger trabajos de mayor calidad?

-El trabajo de programación es uno de los principales del festival. Estamos tres personas y vemos documentales todo el año, es un trabajo continuo. La alta producción permite poder tener una programación interesante para nosotros.

Además de proyectar documentales, Dock of the Bay organiza cada vez más actividades complementarias: conciertos, seminarios, exposiciones...

-Lo teníamos claro desde el principio, queríamos hacer más cosas a medida que íbamos creciendo. Un festival no es solo un lugar en el que se proyectan películas, sino que es un sitio en el que pasan cosas. Una de esas cosas es, por ejemplo, el seminario que pusimos en marcha hace unos años.

“Me gustaría seguir creciendo, no en días, sino a lo ancho: más proyecciones, más redes, integrar más a la ciudad...”

¿Está funcionando bien?

-Sí, además de reflexionar sobre el documental musical, el seminario permite atraer también a la industria del cine, a realizadores, críticos, teóricos... Que todos ellos tengan un espacio en el festival es interesante, que sea un punto de encuentro entre todos ellos y el público. Nos interesa que haya, además, un espacio para reflexionar sobre algo que nos interesa. Porque vemos que se renuevan los lenguajes, se difuminan los límites entre ficción-no ficción, que hay nuevos formatos en torno al documental, el valor de la música para narrar... Todo esto nos afecta y nos parece interesante que haya un espacio para reflexionar sobre ello.

También tienen una sección dirigida a los nuevos públicos. ¿Es importante intentar atraer a nuevas generaciones?

-Para nosotros es fundamental y estamos reflexionando internamente sobre cómo llegar a estas generaciones que vemos alejadas del cine. Sí les llegan los contenidos audiovisuales, pero desde otros medios. Y es importante acercarlos a las salas de cine porque queremos seguir con este festival muchos años. Además, también hay una parte educativa que consiste en enseñarles qué es un documental, en llevarles al cine... Y están respondiendo bien. Invitamos a todos los centros de secundaria y el teatro se llena.

Insiste en que son un festival pequeño, pero los directores vienen y repiten y la programación se amplía...

-Cuando haces algo desde la independencia, como es nuestro caso, ves lo que te cuesta sacar adelante todo, ves todas las cosas que te gustaría tener y no puedes tener, lo que hay en grandes festivales... Por eso digo que somos un festival pequeño. Aunque es cierto que, si lo piensas, no somos tan pequeños: son ocho días de actividades, tenemos muchas secciones, movemos gente, vienen directores... Dock of the Bay tiene su trayectoria y su dimensión. En realidad igual tengo que empezar a replantearme si tengo que seguir diciendo que somos un festival pequeño. Lo cierto es que nunca sabes cuál es la dimensión de lo que haces hasta que alguien te lo dice desde fuera.

Uno de los que repiten es Tony Palmer, a quien este año se dedicará una sección retrospectiva.

-El año pasado vino a presentar el documental Bird on a wire, de Leonard Cohen, que proyectamos coincidiendo con su muerte. Ya conocíamos a Palmer, pero nos dimos cuenta de que tiene una filmografía alucinante de documentales musicales. Y lo más increíble es la memoria viva que es: fue amigo de John Lennon, Mick Jagger, María Callas, Frank Zappa, conoció a Janis Joplin, Jimmi Hendrix... Y tiene anécdotas con todos. Además, es una persona súper accesible, viene al festival... Por eso el año pasado ideamos esta sección, que consiste en una selección de sus películas. Es una persona increíblemente interesante.

¿Qué más destacaría de la programación de este año?

-Todas las películas que pasaremos de Palmer son clásicas, no son novedades, pero lo interesante es poder verlas en pantalla grande. Además, destacaría los tres estrenos estatales que tendremos en el festival. Eric Clapton Life in 12 Bars, Living on Soul, Manchester keeps on dancing... Es cierto que igual los festivales tenemos que empezar a repensar el concepto de estreno, más con plataformas como Netflix, porque seguramente este paradigma tendrá que revisarse y cambiarse. Pero contar con estos estrenos, aunque son pequeñas cosas, nos da satisfacción. Pero también nos gusta proyectar obras como La Chana, una ópera prima de una mujer sobre otra mujer;o A life in waves,de Suzanne Ciani...Hay un montón de películas de mujeres sobre mujeres. La publicación también es otra de las apuestas del festival desde hace tres años y este año se editará un libro sobre Johnny Hallyday, casualmente coincidiendo con su muerte, aunque ya estaba programado.

¿Qué objetivos se marca para el futuro próximo?

-Me gustaría seguir creciendo, no en días, sino a lo ancho: hacer más proyecciones de cada película, integrar más a la ciudad, llegar a más salas, tener más colaboraciones concineastas, músicos... Establecer más redes entre la gente que trabaja en este ámbito, ser un referente, que no se nos escapen cosas.... Hay mucho en lo que trabajar, empezando por lo más cercano: asentar lo que tenemos aquí y a partir de ahí tender redes, también internacionales.

las claves

“El seminario permite atraer a realizadores, críticos, teóricos que reflexionan y se encuentran con el público”

“El público lleva años respondiendo, es lo que nos da capacidad y legitimidad para seguir con el festival”

SECCIÓN OFICIAL (trueba)

‘The Allins’, de Sami Saif (Dinamarca). 8 de enero, 19.30 horas.‘A life in waves’, de Brett Whitcomb (EEUU). 8 de enero, 21.00 horas.

‘Cassette: A Documentary Mixtape’, de Zack Taylor (Alemania-Países Bajos-Reino Unido-EEUU). 9 de enero, 21.30 horas.

‘Black is Black’, de Fran Parra (España). 10 de enero, 19.30 horas.

‘I think of Germany at night’, de Romuald Karmakar (Alemania). 10 de enero, 21.30 horas.

‘La Chana’, Lucija Stojevic (España, Islandia-EEUU). 11 de enero, 19.30 horas.

‘Atrapados por la serpiente’, de Álvaro Fierro &Ibon Ibarlucea (España). 12 de enero, 21.00 horas.

‘Manchester keeps on dancing’, Javi Senz (España-Reino Unido). 12 de enero, 22.30 horas.

perfect day

‘Faithfull’, de Sandrine Bonnaire (Francia). Hoy. Teatro Principal (22.00).

‘French Touch’, de Jean-Francois Tatin (Francia). 9 de enero. Cines Trueba (19.30).

‘Tinnitus, el sonido de la locura’, Iñaki Altolagirre. 9 de enero. Cines Trueba (19.30).

‘The Public Image is Rotten’, de Tabbert Fiiller (EEUU). 11 de enero. Cines Trueba (21.30).

‘Living on Soul’, de Cory Bailey y Jeff Broadway (EEUU). 12 de enero. Cines Trueba (19.00).

‘Chasing Trane’, de John Scheinfeld (EEUU). 13 de enero. Teatro Principal (17.00).

‘Eric Clapton Life in 12 Bars’, de Lili Fini Zanuck (Reino Unido). 13 de enero. Teatro Principal (19.30).

‘American Valhalla’, de Josh Homme y Andreas Neumann (EEUU). 13 de enero. Teatro Principal (22.30).

paint it black: T. PALMER

‘All you need is love. All Along the Watchtower’, Hoy. Teatro Principal (19.30).

‘Callas’, Mañana. Teatro Principal (18.00).

‘The Wigan Casino’, Mañana. Teatro Principal (20.45).

‘Ginger Baker in Africa’, Mañana. Teatro Principal (21.15).

conciertos

Hoy, 6 enero. 00.00 horas. Club Le Bukowski. DJ Psycho Beat!+DJ Whitetower.

Jueves 11 de enero. 20.30 horas. Sala Kutxa Kultur Kluba. Concierto Kokoshca.

Viernes 12 de enero. 00.00 horas. Sala Cripta del Convent Garden. Pinchadiscos de Hierro y Cromo.

Sábado 13 de enero. 00.00 horas. Sala Dabadaba. Guille Milkyway Dj.