Los Reyes llegan a toda la Comarca

A pie, en carroza o a caballo, Melchor, Gaspar y Baltasar no faltaron a su cita con el entorno de Pamplona. La lluvia deslució alguna cita que tuvo que celebrarse bajo cubierto

Un reportaje de Mikel Bernués. Fotografías Javier Bergasa/Unai Beroiz/Oskar Montero - Sábado, 6 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Recibimiento a los Reyes Magos en el frontón de Zizur Mayor al suspenderse la cabalgata por la lluviaVER GALERÍA

Recibimiento a los Reyes Magos en el frontón de Zizur Mayor al suspenderse la cabalgata por la lluvia (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Recibimiento a los Reyes Magos en el frontón de Zizur Mayor al suspenderse la cabalgata por la lluvia

GaleríaLos Reyes, en la Comarca

  • Cabalgata de Noáin.
  • Cabalgata de Barañáin.
  • Cabalgata de Sarriguren.
  • Cabalgata de Huarte.
  • Cabalgata de Villava.
  • Cabalgata de Ansoáin.
  • Cabalgata de Burlada
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

tiene que ser magia. Sólo así puede explicarse que Melchor, Gaspar y Baltasar pisen al mismo tiempo, como si nada, tantos puntos de la Comarca. Ayer se dejaron ver por todas partes en carroza, a pie o a caballo;de Barañáin a Berriozar, por Ansoáin y Beriáin, en Burlada y Zizur Mayor, en las cendeas de Galar, Olza y Cizur, en Berrioplano, Noáin y Huarte, en Orkoien o en los valles de Egüés, Aranguren y Ezkabarte. Un desparrame real acompañado de protocolos y recepciones en ayuntamientos, chocolatadas, espectáculos varios, carrozas, belenes vivientes y, sobre todo, juguetes a mansalva.

Conscientes o no de su don para multiplicarse -bilocación, teleportación o la palabreja que quiera asociarse al extraño fenómeno-, los tres magos de Oriente encontraron en sus múltiples versiones y por todas partes criaturas enloquecidas con su majestuosa presencia. Y como la Comarca convive bajo un cielo parecido, la amenaza del agua siempre estuvo ahí. Las nubes aguantaron sin descargar hasta las 19.00 horas. Las cabalgatas más tempraneras pudieron desfilar sin problemas, pero en algunos casos los eventos tuvieron que celebrarse bajo cubierto por causa de fuerza mayor: agua a dolor.

En Zizur Mayor, por ejemplo, los Reyes Magos llegaron a caballo al casco antiguo y fueron a la parroquia San Andrés (17.30 horas). Hasta ahí todo bien. Pero una hora y media después, ya en la urbanización y cuando la cabalgata se disponía a salir desde los porches de la Casa Consistorial, comenzó a diluviar. Así que el saludo real se tuvo que celebrar en el frontón grande, que aunque es el grande se llenó y generó problemas de espacio y malestar entre quienes no pudieron entrar. En Ansoáin tampoco salieron las carrozas a pasear y, como ya habían anunciado en caso de que lloviera, los actos también se trasladaron al frontón municipal sin problema alguno.

En Barañáin la cabalgata se celebró, pero la lluvia provocó la temprana retirada de la banda de música Luis Morondo para evitar que se estropearan sus instrumentos. Y en Villava una inoportuna avería de la carroza de Frozen, solventada sobre la marcha a limpia soldadura, retrasó unos 15 minutos la cabalgata sin más contratiempos.

No hubo problemas de lluvia en el Valle de Egüés, donde el alcalde Alfonso Etxeberria recordó a Sus Majestades desde el balcón de la casa consistorial que “las niñas y los niños del Valle de Egüés siguen siendo muy solidarios y siempre están dispuestos a ayudar a los más necesitados”, así que como contraprestación pidió muchos regalos para ellos, y de paso alguna infraestructura que falta para todo el Valle.

Y así, en seco o pasados por agua, los tres Reyes llegados de Oriente se multiplicaron para llenar la Comarca de magia.