Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la llegada de sus majestades la llegada de sus majestades

La magia puede con la lluvia en la noche más especial del año

El agua no logra deslucir la Cabalgata y la avenida Zaragoza, la novedad en el recorrido, registra gran afluencia de público

Mikel Pérez Unai Beroiz - Sábado, 6 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

El Rey Gaspar montado en su carroza, saludando a los asistentes a la cabalgata a su paso por la Plaza del Vínculo.

El Rey Gaspar montado en su carroza, saludando a los asistentes a la cabalgata a su paso por la Plaza del Vínculo. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

  • El Rey Gaspar montado en su carroza, saludando a los asistentes a la cabalgata a su paso por la Plaza del Vínculo.

pamplona- La lluvia no pudo con la magia e ilusión de los miles de niños y niñas que ayer volvieron a disfrutar un año más de la cabalgata de Reyes. Un año más fue un éxito de participación, la organización la cifra en unos 150.000 espectadores. La principal novedad de este año fue el cambio de recorrido, en vez de avanzar por la calle Yanguas y Miranda, lo hicieron por la avenida Zaragoza.

Todo estaba preparado para que a las 19.00 horas la comitiva real comenzara el recorrido que les llevaría desde la calle Abejeras hasta el colegio Escolapios. La lluvia no parecía amenazar el desfile y las miles de personas que aguardaban en las orillas de las calles del recorrido guardaban el paraguas con previsión de poder ser utilizado. Las previsiones no eran halagüeñas, durante toda la semana se había advertido de la posibilidad de que el agua pudiera hacer acto de presencia a lo largo de la jornada. Y apareció, el cohete en forma de semáforo verde que daba comienzo a la cabalgata, también dio inicio a las precipitaciones. Las calles se convirtieron en un escaparate de paraguas, pero a los más pequeños parecía darles lo mismo, lo importante era saludar a sus majestades, y si para ello había que aguantar una tromba de agua, habría merecido la pena. La climatología no fue en ningún momento impedimento para que la ilusión y la magia volvieran a impregnar las calles de la ciudad. Las carrozas pasaban por las calles de la vieja Pamplona saludando al público, los estandartes, cornetas y banderas abrían un desfile donde el color era el mayor protagonista. La espera para ver a los principales protagonistas de la cabalgata se hacía más amena con carrozas como la de los carteros reales de la fábrica de juguetes, una de las favoritas de los niños, y no tan niños. También los magos de fuego y los abanderados italianos hicieron las delicias de los allí presentes. Y como si de un hechizo mágico se tratara, con la salida del primer rey mago, Melchor, la lluvia pareció arreciar, y no fue un espejismo, los chubascos fueron poco a poco yendo a menos hasta parar definitivamente.

Sus majestades entraron en el recorrido haciendo un pacto con el cielo y saludando a sus más acérrimos seguidores, los niños de Pamplona. El primero en aparecer en escena fue Melchor, quien montado en su ya habitual carroza con forma de tortuga hizo estallar al público más joven que celebró la entrada del primer protagonista de la noche con gritos de alegría. Los caramelos volaban por el ya calmado cielo de Pamplona y acto seguido apareció Gaspar, montado en un cisne volvió a hacer las delicias de las niñas y niños que habían venido a verles. El último en aparecer en escena fue Baltasar, quien saludó con efusividad a los presentes.

ÉXITO EN EL CAMBIO DE RECORRIDO Por razones de seguridad, la organización de la cabalgata decidió cambiar un pequeño tramo del recorrido. Esta vez la avenida Zaragoza sustituyó a la calle Yanguas y Miranda. El cambio fue por razones de seguridad, pero los pequeños techos de los edificios de la avenida vinieron muy bien a los espectadores para resguardarse de la lluvia. Los vecinos abarrotaron las ventanas y balcones como si de una mañana sanferminera en la estafeta se tratase, por lo que parece que la bienvenida de los inquilinos de esta afamada avenida fue más que notoria.

La edición de este año contó con dos nuevas incorporaciones a la cabalgata. Por un lado la estafeta real, que sirvió para que aquellos rezagados que a última hora aún no habían entregado su carta a los reyes pudieran hacer llegar sus deseos a sus majestades.

Otra de las novedades fueron los triciclos de carga, escoltas que repartieron caramelos a los presentes, además de los que las demás carrozas lanzaron desde las mismas.

Un año más la cabalgata llegó a su fin con la llegada al colegio Escolapios a las 21.05.

Sus majestades los Reyes colgaron un año más las capas y se prepararon para recorrer las casas de Pamplona. Habrá que volver a esperar otro año para volver a disfrutar con ellos.

los detalles

Parecidos razonables. Algunos espectadores se sorprendieron ayer al descubrir en Gaspar rasgos similares a los del expelotari Juan Martínez de Irujo. Otros opinaron que Melchor tenía un aire a Jesús Ayala, que ejerció el pasado año como secretario de la Asociación Cabalgata Reyes Magos. Y Baltasar se parecía mucho al seminarista de Haití Jean-Germain Latus.

Estafeta real. Los rezagados que aún no habían entregado su carta a los reyes pudieron hacerlo a través de estos emisarios que les hicieron llegar las misivas a sus majestades.

Triciclos de carga. Otra de las novedades de este año fue la de esta nueva carroza, que se encargó de repartir miles de caramelos.

Fuegos artificiales. Un espectáculo pirotécnico digno de una noche sanferminera precedió a la cabalgata, la cual comenzó tras estellar un cohete de color verde.

las cifras

166

Son los metros menos que tuvo el recorrido de este año. La razón fue el cambio de la calle Yanguas y Miranda por el de la avenida Zaragoza, lo que acortó en 166 metros el total del recorrido de la cabalgata, de 2.341 a 2.175 metros.

946

Personas participaron en la comitiva de la cabalgata por parte de la Asociación, la más nutrida hasta la fecha. Una vez más, todos los que se inscribieron tuvieron sitio en la cita (en las tres horas de la primera tarde de inscripción, allá por octubre, ya se habían registrado 277 personas). En la edición del año pasado fueron 860 las personas que participaron en la cabalgata.

Herramientas de Contenido