Mesa de Redacción

Reventas de ilusión

Por Rafa Martín - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

la carrera de obstáculos que comenzó hace ya unas semanas por hacerse con el mejor regalo posible para nuestros seres queridos, o simplemente con lograr un regalo digno de ellos, por fin ha terminado. Finalizadas estas fechas en las que la solidaridad alcanza su zenit, al igual que el consumismo desaforado, no son muchos los que tienen en cuenta que esa muestra de afecto o agradecimiento no es para halagar el ego de quien da, sino para satisfacer a quien recibe. Muchas veces no caemos en la cuenta de que es más positivo regalar experiencias o vivencias que refuercen los lazos personales o familiares y dejen una impronta de futuro y un recuerdo perenne. Ni en que el precio no es lo más importante o que no hay que llegar al derroche para dar con un buen presente. Ni que las sorpresas a veces son desengaños. Y resulta contraproducente que en una sociedad en la que hay tantos que tienen tan poco, la ropa y los productos tecnológicos siguen siendo las estrellas en el Olentzero o los Reyes Magos. Pero el no va más del desprecio, entendible si se tiene en cuenta que una de cada tres personas declara recibir un regalo no deseado, es la gran cantidad de quienes subastan en internet los obsequios cuales reventas de ilusión. Antes por lo menos los dejábamos arrinconados en un cajón. La Navidad ya no es lo que era.