Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La afición, en alerta hasta el final

la suspensión los hinchas soportan con desagrado la tardanza de la decisión del aplazamiento

Javier Saldise Javier Bergasa/Mikel Saiz - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Los jugadores del Valladolid, jugando en el estadio vacío.

Los jugadores del Valladolid, jugando en el estadio vacío.

Galería Noticia

Los jugadores del Valladolid, jugando en el estadio vacío.

pamplona- Los aficionados de Osasuna vivieron otra jornada de incertidumbre, nuevamente provocada por la aparición de la nieve como elemento perturbador para la disputa de un partido de su equipo, y padeciendo una molesta tardanza en la resolución del aplazamiento que hizo que algunos se volvieran con el camino emprendido hacia el estadio. Casi a la vez que el delegado federativo entraba en El Sadar -a las 14.38-, algunos seguidores rastreaban en las redes sociales o se ponían en contacto con los medios de comunicación -éste periódico, por ejemplo- para intentar saber qué era del encuentro, si el terreno de juego estaba limpio -esto lo más animados, que los había- y si había que liarse la manta a la cabeza, meterse en la carretera -acuden a Pamplona a cada jornada aficionados de muchas localidades- y capear el temporal de nieve.

En rojo los avisos por todas partes y cayendo nieve de lo lindo desde hace horas, los aficionados de Osasuna no podían sino contemplar con desagrado y sorpresa que los máximos responsables para la celebración o no del partido acudieran al encuentro con un retraso poco serio -salvo que te pille la nevada en la carretera también, que es peor-, como si poco más de una hora más tarde se pudiera llegar al estadio como si tal cosa. Osasuna fue el sujeto paciente de esta situación poco comprensible, en la que el aficionado volvía a estar en el último peldaño del interés, del respeto.

La fidelidad de los aficionados de Osasuna no tiene duda y ya en el partido ante el Nàstic, que se suspendió con los seguidores en el estadio tras una demora inusual en la toma de la decisión, fue numerosa su presencia en las gradas. En aquella jornada, esta vez en una noche para olvidar -el partido estaba programado a las 21.00 horas- fueron más de nueve mil los aficionados que acudieron al campo pamplonés. Algunos sí están en alerta.