Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Maddalen Iriarte portavoz de eh bildu en el parlamento vasco

“La única vía unilateral en Catalunya fue la del Estado;¿qué le queda a uno si no ve a nadie al otro lado de la mesa?”

Tras todo lo acontecido en Catalunya durante el pasado otoño, Maddalen Iriarte apuesta abordar con “imaginación” la pelea por el derecho a decidir que le llevó a aceptar la oferta de EH Bildu de dar el salto a la política

Una entrevista de Txus Díez Fotografía J.R. Gómez - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

La portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, en la Cámara vasca.

La portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, en la Cámara vasca.

Galería Noticia

  • La portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, en la Cámara vasca.

Vitoria- ¿Qué ha aprendido EH Bildu de todo lo sucedido en Catalunya durante este otoño del 1 de octubre, el 155 y el 21-D?

-Es un proceso que sigue todavía en pie, no tengo ninguna duda, la creación de un estado no es una cosa que se consiga de la noche a la mañana y probablemente en este tiempo en el que a las noticias les damos una fecha de caducidad muy rápida tenemos la tentación de pensar que es un proceso acabado, y no lo es. No es un proceso lineal y yo estoy esperanzada de que veremos una república independiente en Catalunya dentro de un tiempo. En segundo lugar pienso que el Estado español tiene un miedo horrible a que la ciudadanía hable y vote, y lo que ocurrió el 1 de octubre en Catalunya responde a eso, el Estado español quería impedir por todos los medios que la ciudadanía pudiera votar y utilizó para ello toda la violencia que utilizó. No se cortó en absoluto, aunque desde la UE al día siguiente, y solo al día siguiente, dijeran que era la vergüenza de Europa. En esa línea hemos aprendido algo que en Euskal Herria ya sabíamos, que el Estado está dispuesto a todo. Además en el Estado español no existen ni grupos de opinión ni económicos ni políticos capaces de hacerle frente a esa situación profundamente antidemocrática, que culmina de alguna manera con la aplicación del 155.

Ahora el 155 parece tener los días contados...

-Seguirá de una manera o de otra porque el Estado tratará de evitar por todos los medios que la decisión de la ciudadanía de Catalunya vaya hacia adelante. Catalunya ha recibido lo que ya se había hecho en el laboratorio de pruebas de Euskal Herria, aquí se han cerrado periódicos, se han ilegalizado partidos, aquí cuando llamaban a tu puerta a la seis de la mañana nunca pensabas que era el lechero, aquí ha habido guerra sucia, se ha torturado, y ha habido fuerzas como el PP y el PSE que se han unido junto con grupos económicos importantes para echar del poder a personas que podían haber iniciado un camino parecido al de Catalunya. Catalunya lo ha conocido en primera persona, con las características concretas de la situación de aquel país y con un punto de partida diferente.

¿En qué medida afecta el desarrollo de los acontecimientos a la aspiración de EH Bildu de vivir en una Euskal Herria independiente?

-Lo que hay que hacer es que la ciudadanía vuelva a tomar las riendas de este país, los hombres y mujeres de Euskal Herria antes de ahora han demostrado ser capaces de llevar a este país a unos estadios muy diferentes a los del Estado español, aquí se han creado las ikastolas, se ha creado un movimiento cooperativo muy fuerte, se ha hecho una política industrial diferente a la de España, que nos ha colocado en otros paradigmas. La ciudadanía tiene que darse cuenta de la importancia de su papel, y que sin ellos y ellas no es posible que Euskal Herria esté al nivel que le corresponde estar en Europa. Nosotros hablamos de derecho a decidir sobre todo en lo que nos concierne diariamente, sobre la política industrial, sobre infraestructuras, sobre la política educativa... Nos tenemos que empoderar y los partidos a favor del derecho a decidir tenemos que trasladar a la ciudadanía la importancia de dar este paso para situarnos al nivel de los países más avanzados de Europa.

Si la vía unilateral con respecto al derecho a decidir no tiene posibilidades de materializarse en la Unión Europea actual, y la bilateral tampoco, visto el parecer de los grandes partidos españoles, ¿qué salida hay para ejercerlo?

-La única vía unilateral fue la del Estado, aplicada de manera violenta, además. Si miramos a Catalunya, una y otra vez ha insistido en dialogar. ¿Qué le queda a uno si no ve a nadie al otro lado de la mesa? Emprender un camino. No creo que podamos retorcer los términos a nuestro gusto y hablar de unilateralidad únicamente en un sentido ni de bilateralidad en otro, estamos banalizando las palabras. Lo que sí tenemos que aprender todos es que probablemente tengamos que utilizar vías multilaterales. Habrá momentos en que tengamos que utilizar vías bilaterales, aunque seguramente no estaremos en igualdad de condiciones;habrá momentos en que tendremos que plantear una vía unilateral, habrá momentos en que habrá que apelar a vías multilaterales con el Estado, con Europa, con diferentes estados de Europa... Otra de las lecciones que tenemos que aprender de Catalunya es que la imaginación será importante y que todas las vías serán válidas para dar pasos adelante.

Queda pendiente el asunto de los presos y huidos. ¿Cree que el anuncio de la desmovilización de ETA y los movimientos que está haciendo Francia pueden desbloquear la posición del Gobierno español?

-La desmovilización de ETA se va a producir en pocos meses y será importante, porque puede traer pareja la reintegración, o el comienzo de la reintegración de personas, y luego está la política penitenciaria. Tanto en un aspecto como en el otro el caso español es especial;como decía Brian Currin, se estudiaría en tesis doctorales. No se entiende que la política penitenciaria diseñada para un momento excepcional siga siendo excepcional en este momento. Es urgente que los presos y presas vascos estén cerca de Euskal Herria y además cuanto antes, y hay que dar pasos de gigante en cuanto a los presos enfermos, el caso de Ibon Iparragirre me parece paradigmático, pero hay otros muchos. En Iparralde están trabajando desde hace tiempo entre las formaciones políticas de forma firme, eso puede dar sus frutos, y en algún momento la política penitenciaria española tendrá que cambiar, y si no los ciudadanos y ciudadanas ya encontraremos la manera de ir cambiándola poco a poco.

Herramientas de Contenido