Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La unidad de barrio de la Milagrosa recurrió a agentes comunitarios por un caso de menores

El grupo ha realizado 2.012 intervenciones en sus primeros 9 meses de funcionamiento en tres barrios

Kepa García Itxaso Mitxitorena - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Galería Noticia

Pamplona- El trabajo desarrollado en los once meses del plan piloto en San Jorge, San Juan y Etxabakoitz ha resultado decisivo para que el Ayuntamiento decidiera extender el servicio a otros barrios. Durante el tiempo que la Policía Comunitaria ha estado operativa, se han realizado 2.012 intervenciones, en su mayoría asuntos vecinales de escasa relevancia policial pero de no poca repercusión social. Gracias al trabajo realizado y a los contactado mantenidos con las diferentes asociaciones de los barrios, tejido comercial e institucional, los agentes destinados en cada uno de los barrios han acabado convertidos en referentes de primera entidad para sus respectivos vecindarios.

La labor realizada por la Policía Comunitaria también ha trascendido fuera de los barrios de actuación, como sucedió recientemente en la Milagrosa, donde la unidad de barrio contactó con los agentes comunitarios para una intervención relacionada con varios menores de una familia sin escolarizar. El anterior responsable de la unidad, Ricardo Martínez, recordaba que los agentes acudieron a la Milagrosa pese a no estar en su ámbito de actuación y cómo realizaron las gestiones necesarias para dar con los chavales y que volvieran al colegio. Todo fue bien durante un tiempo, aunque a los pocos días los menores dejaron de asistir al centro.

Intervenciones similares se han llevado a cabo también en la Rochapea antes de que llegara la unidad, lo que da una idea de la importancia que un servicio de estas características puede ofrecer a determinados recursos públicos o privados.

Además de la labor preventiva, los agentes recogen demandas y peticiones de los propios vecinos y vecinas e incorporan las que detectan en su propio patrullaje por las calles para darles salida, bien sea en la solución del problema a través de la mediación o la actuación, bien sea derivándolas hacia otras áreas municipales. “Siempre hay que dar una respuesta”, es uno de los principios que la unidad lleva a rajatabla.

por barriosLas intervenciones llevadas a cabo desde febrero de 2017 han sido de lo más diversas. Desde labores de mediación entre vecinos por un problema de ruidos o de convivencia, hasta asuntos con el mobiliario urbano o relacionados con problemas entre escolares. “Parecen que no son importantes, pero todos sabemos que si no se actúa a tiempo acaban enquistándose y pueden dar origen a situaciones más complicadas de resolver”, indicó el subinspector Martín.

En San Jorge se han realizado más de 600 actuaciones, entre ellas 29 visitas a colegios, 166 visitas a farmacias, 29 a centros de salud y 6 a civivox y centros socioculturales. Asimismo, se ha colaborado con el proyecto Erdigune, se ha actuado en pisos y garajes para evitar ocupación ilegal de plazas y se ha respondido a requerimiento de colegios y asociaciones de otros barrios para diferentes cuestiones.

En San Juan, Ermitagaña y Mendebaldea la Policía Comunitaria ha llevado a cabo 65 visitas a colegios, 130 visitas a farmacias, 43 a centros de salud y 7 a los centros socioculturales. Más en concreto, se ha trabajado en un estudio sobre la utilización de bicicletas en la Ciudadela a determinadas horas a raíz de una denuncia, se ha localizado tráfico de estupefacientes a menores o se ha colaborado en el denominado Pacto por la Persona Mayor de San Juan.

Por lo que respecta a Etxabakoitz, desde la puesta en marcha del proyecto piloto el Policía Comunitario ha realizado 9 visitas a colegios del barrio, 14 visitas a farmacias, 5 visitas al centro de salud y 2 a centros socioculturales.

Entre otras acciones, se ha prestado apoyo a la Unidad de Barrio por la problemática surgida entre dos personas usuarias y se han detectado actividades sin licencia ni permiso a orillas del río Elorz y en el antiguo convento de la avenida de Aróstegui.

la anécdota

la llamada salvadora

Rescate en San Juan. De las intervenciones llevadas a cabo por la unidad, destaca una que tuvo como escenario la calle Ermitagaña, donde la directora de una entidad bancaria se puso en contacto con el policía del barrio Carlos Arnedo para informar de la extraña ausencia de un cliente que debía pasar por la entidad. Dos agentes de la unidad pasaron por el domicilio y descubrieron que el hombre había fallecido y que su mujer, inválida, había quedado atrapada debajo del cadáver del marido cuando intentó auxiliarle. - K.G.

Herramientas de Contenido