Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Rochapea y buztintxuri ya tienen policía comunitaria

La unidad opera en 5 barrios tras el plan piloto que se inició en 2017 en San Juan, San Jorge y Etxabakoitz
El grupo, que tiene nuevo mando, dispone de 7 efectivos

Kepa García - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Dos agentes municipales, frente al edificio consistorial.

Dos agentes municipales, frente al edificio consistorial. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

  • Dos agentes municipales, frente al edificio consistorial.

pamplona- Rochapea y Buztintxuri disponen desde esta semana del servicio de Policía Comunitaria, unidad creada a principios del año pasado con un plan piloto centrado inicialmente en tres barrios: San Jorge, San Juan y Etxabakoitz. En noviembre, la concejala de Seguridad Ciudadana Itziar Gómez anunció que se extendía a los otros dos barrios a la vista de los resultados obtenidos y de la aceptación ciudadana que ha recibido la iniciativa de la Policía Municipal de Pamplona.

Una agente, que se encargará de la Rochapea, y otro para Buztintxuri han entrado a formar parte de esta unidad que cuenta con un nuevo responsable, el subinspector Martín, hasta ahora destinado a la gestión de avisos, quejas y sugerencias. También se ha incorporado un refuerzo para San Juan y continúan en sus funciones el cabo Castro (encargado de San Jorge), y los policías Zamora (Etxabakoitz) y Arnedo (San Juan).

Como reconoció el miércoles el nuevo mando de la Policía Comunitaria, al principio han estado centrados en tareas organizativas y de logística, pero la idea es que en pocos días los nuevos agentes puedan desarrollar su tarea en los barrios asignados.

Los relevos en la unidad no van a suponer un cambio en el método ni en la forma de trabajar. Como sucede hasta ahora en los 3 barrios en los que están funcionando, los agentes podrán acudir de uniforme o en ropa de paisano. “Es preferible que vayan con el uniforme . En determinadas ocasiones es el vecindario el que así lo reclama, pero en otras nos han pedido que vayamos de paisano y así se seguirá haciendo”, comentó el subinspector. A la vista del impulso que tiene la unidad, confía en contar con más medios -ahora tienen un vehículo- y disponer de una oficina desde la que gestionar el volumen de expedientes que esperan obtener a corto y medio plazo.

La creación de la Policía Comunitaria es uno de los resultados más exitosos del acuerdo programático que el cuatripartito adoptó de cara cambiar el modelo policial vigente en Pamplona, con el objetivo de acercar el servicio a los ciudadanos, comenzando por los barrios.

cambio de modeloEl Plan Director de la Policía Municipal -que establece el nuevo modelo basado en la proximidad, el servicio público y la cercanía a los ciudadanos y ciudadanas- creó el grupo de Policía Comunitaria. Su labor central: servir de enlace entre el vecindario, asociaciones, colectivos, Policía Municipal y las diferentes concejalías de cada uno de sus barrios, dando soluciones a los problemas desde la perspectiva de la mediación.

El primer intento de crear una unidad policial para los barrios fue en 2010, cuando se puso en marcha la figura del Policía de Enlace. Basándose en la zonificación policial, se asignaron los diferentes distritos entre los distintos mando de las entonces brigadas de Proximidad, Protección y Seguridad Vial. Se comenzó trabajando con centros educativos y se amplió la actuación a farmacias, supermercados, civivox, bibliotecas, centros de salud y hoteles con contactos esporádicos. Los policías asignados a esta tarea lo hacían de forma parcial, ya que parte de la jornada realizaban su labor ordinaria en la brigada a la que estaban asignados.

El cambio con respecto a la actual Policía Comunitaria ha sido trascendental, tanto en la forma como en el fondo. Resulta clave que los agentes destinados a los diferentes barrios no tengan otro cometido distinto al de su unidad y estarán centrados exclusivamente en su zona. La consecuencia es que los contactos con el vecindario, colectivos, comercios y otras entidades pasan a convertirse en diarios, frente a lo que sucedía con la Policía de Enlace, que visitaba el barrio correspondiente una vez al año.

La presencia del policía comunitario permite asimismo disponer de un canal de transmisión de la información más ágil e intensifica la relación personal, que se hace más cercana y aumenta la confianza en el servicio de la Policía Municipal. De este modo, se favorece la comunicación recíproca entre la Policía y el tejido social, haciendo posible una colaboración mayor y mejor entre ambos.

Una de las cuestiones en la más que se ha trabajado en esta primera fase de implantación de la Policía Comunitaria ha sido la de mediación, con la idea de habilitar cauces mediadores entre particulares. Tomando como referencia experiencias llevadas a la práctica por otros cuerpos policiales, se ha intentado dar solución, a través de la mediación policial, a problemáticas vecinales de difícil solución.

No se puede pasar por alto el compromiso personal de los agentes que han venido desarrollando esta labor, que en muchas ocasiones han tenido que asumir la tarea policial incluso en sus días festivos, y en aquellos proyectos que se han puesto en marcha en los barrios para mejorar la vida diaria de sus vecinos.

satisfacción vecinalGracias a su trabajo y presencia continuada, los vecinos les han trasladado que ha aumentado la sensación de seguridad en las zonas de actuación. También resulta destacable que una vez superadas algunas reticencias iniciales, los colectivos de los barrios están colaborando activamente, lo que les ha abierto un canal directo para plantear las iniciativas que deseen realizar, que puede venirles muy bien cuando se trata, por ejemplo, de organizan actividades en la calle o las fiestas de los barrios.

Atrás van quedando las dudas que unos pocos mostraron ante este nuevo actor que se dejaba ver a diario por el barrio y si por cualquier motivo los agentes no aparecen un día, los residentes se lo echan en cara al siguiente, lo que confirma que ya forman parte del vecindario.

los apuntes

Horario con los vecinos. El objetivo de la unidad es habilitar un horario semanal para recibir sugerencias vecinales o atender sus preocupaciones.

Civivox Jus la Rocha. Como sucede en San Jorge, en el civivox Jus la Rocha podría habilitarse una oficina para recibir a los ciudadanos. En Buztintxuri se están analizando otras opciones al no existir una instalación similar.

Evitar denuncias cruzadas y trámites en los juzgados. La labor mediadora de los agentes ha permitido reducir las denuncias cruzadas y los trámites en los juzgados.

La Milagrosa, en el horizonte. Uno de los barrios donde pueden resultar más útiles los policías comunitarios es la Milagrosa.

Patrullaje a pie. Casco Viejo y Ensanche son las únicas zonas de la ciudad donde los policías municipales patrullan a pie. En el resto de barrios se hace en vehículos o motos.

Herramientas de Contenido