Carta a la normalidad

Daniel Ezpeleta - Lunes, 8 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Acabadas las Navidades con los Reyes Magos, llega la normalidad. Esa palabra viscosa que utilizan sobre todo los políticos para tapar todo lo que va contra ellos. Señor Rajoy, señor Sánchez, no es normal que los catalanes elegidos por el pueblo estén en la cárcel y en el exilio por querer votar. Señor Rajoy, no es normal que usted, sospechoso (¿hasta cuándo?) de meterse sobres en el interior de la chaqueta sea presidente de nada. No es normal que rompan a martillazos ordenadores que contienen información de los delitos. No es normal que las empresas paguen a su partido a cambio de concesiones de contratos. No es normal que las pensiones suban 0,25 y la vida 2,50. La diarrea no es normal. De eso sabemos algo quienes hemos tenido el alzheimer cerca. Huele y desgasta mucho. Mírese en el espejo, que se le está poniendo una cara muy rara. Señor Sánchez, mejor que ni se mire al espejo. Quédense con su España cañí, que huele a rancio.

¡Feliz año nuevo! Urte berri on!