Editorial de diario de noticias

Competencia y subida de precios

La competencia entre empresas suministradoras y proveedoras no acaba por repercutir en el bolsillo del consumidor, que estrena el año 2018 con subidas de precio en servicios básicos como la luz, el agua y la telefonía

Lunes, 8 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Entre los buenos deseos de comienzo de año se cuelan de puntillas y casi en silencio los incrementos de tarifas y de precios. Mientras los brindis presiden las mesas, los consejos de administración deciden subidas que van a afectar a los bolsillos de la ciudadanía durante los próximos doce meses. Para ser fiel a la rutina, 2018 trae de la mano incrementos en la tarifa del gas, la luz y la telefonía, además de otros como los peajes de algunas autopistas. En lo concerniente a la energía, los precios del sector comienzan el año al alza, debido, entre otras cosas, al incremento de los precios de la materia prima, con el barril de crudo por encima de los 60 dólares. Esta tendencia alcista en el precio del petróleo en el último trimestre de 2017 ha llevado a los combustibles a escalar a niveles máximos. En el caso de la luz, la parte regulada del recibo (que representa en torno al 41% de la factura) se congelará para este año, de modo que su evolución estará a expensas del comportamiento del mercado mayorista, el pool, que afecta a algo más de un tercio del recibo. Las predicciones más pesimistas apuntan, sin embargo, a que el mercado mayorista pudiera llegar a encarecerse en torno al 10%, lo que puede repercutir cerca del 2,5% en el precio final para los hogares. No obstante, la tensión en el pool se mantendrá, al menos en estas primeras semanas, aunque no será tan aguda como la de enero de 2017, cuando la mayor demanda por la ola de frío de la segunda quincena, unida a otros factores, alcanzó los registros más elevados desde diciembre de 2013. Aún así, la factura de la luz ha cerrado 2017 con un encarecimiento interanual de más del 10%, lo que supone un pago en el total del ejercicio de más de 80 euros. Mientras, la tarifa de gas natural experimentará una fuerte subida del 6,2% frente al precio del trimestre anterior debido a ese encarecimiento de las materias primas. La bombona de butano ya subió un 2,1 en noviembre, con un precio máximo de 14,45 euros, y no se revisará hasta el próximo día 16. En el campo de la telefonía, las tres principales operadoras del Estado ya han anunciado que aplicarán subidas unilaterales en el precio de varios de sus productos. Luz, gas y telefonía son servicios básicos en los que la supuesta competencia entre empresas suministradoras tendría que beneficiar al consumidor, algo por lo que deberían velar los poderes públicos.

etiquetas: editorial, opinion

Más sobre Editorial

ir a Editorial »