Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“Antes de salir, en el autobús nos dijeron que no había ningún problema”

La hondarribitarra Sara Escalante asegura que pasó 10 horas atrapada y que no recibió casi información

Ainhoa Bravo - Lunes, 8 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Miembros de la DYA trabajan para atender a las personas atrapadas por la nieve.

Miembros de la DYA trabajan para atender a las personas atrapadas por la nieve. (Foto: Sara Escalante)

Galería Noticia

  • Miembros de la DYA trabajan para atender a las personas atrapadas por la nieve.

pamplona- La joven de 24 años, Sara Escalante, vivió en primera persona los efectos causados por el temporal de nieve que azotó a la comunidad foral este fin de semana.

Como ya había hecho en otras ocasiones, Escalante se montó en un autobús que cubre la ruta Donostia-Pamplona pero la joven hondarribitarra no podía imaginar lo que iba a suceder esa noche en la carretera, donde quedó atrapada por la nieve durante 10 intensas y largas horas.

Antes de embarcarse en el autobús rumbo a Pamplona, donde actualmente vive con su pareja, la joven de 24 años estuvo dudando si emprender el viaje o no.

Pero finalmente, tras contactar con la compañía Alsa y asegurarse de que no había ningún problema en la carretera, decidió coger el autobús de las 17.15 horas.

“Nos avisaron de que habían desviado la ruta por la nacional y que tardaríamos un poco más de lo previsto pero que no había ningún problema para llegar a Pamplona”, relata la joven.

Aunque Escalante fue previsora, el atasco no tardó en llegar y a las 18.15 horas comenzaba una larga noche llena de incidentes.

“Solo había pasado una hora desde que cogí el autobús en Donostia cuando una larga fila de vehículos hizo que nos detuviéramos en medio de la carretera. De todas las veces que he hecho este trayecto nunca había visto semejante temporal”, señala la joven.

“En un principio pensábamos que simplemente era un atasco pero las horas comenzaban a pasar y no nos movíamos y nadie nos decía nada. No teníamos ningún tipo de información, solo que veíamos”, añade Escalante.

Según relata la joven, pasaron cuatro horas hasta que miembros de la DYA llegaron con un poco de caldo caliente, agua y galletas. Sin embargo, no fue hasta pasadas siete horas cuando llegó una patrulla de la Ertzaintza con algo de información. “Llevábamos siete horas atrapados y solo nos dijeron que estaban intentado solucionar la situación pero nada más”, cuenta la joven.

No fue hasta las 04.30 horas cuando, dirigidos por la policía, el autobús dio marcha atrás y lograron descender del puerto de Etxegarate donde estaban atrapados por la nieve. Todo ello gracias a un quitanieves que les acompañó hasta una gasolinera que se encontraba a pocos kilómetros de distancia.

“Nos dejaron en una gasolinera, que para mí, la verdad, estaba totalmente perdida, y nos dijeron que podíamos llamar a algún familiar para que viniera a buscarnos. Yo llamé a mis padres, que en todo momento les iba informando de cómo estaba, y vinieron a por mí”, señala Escalante.

La joven, después de lo sucedido destaca la falta de información durante las horas que estuvieron atrapados por la nieve y también por qué tuvieron que llamar a algún familiar para ir a buscarles y no fuese el propio autobús el que les llevase de vuelta a Donostia.

Sin embargo, la joven hondarribitarra cuenta que durante las horas que quedaron atrapados, los pasajeros “estaban bastante bien, tranquilos, tomándose la situación con filosofía e incluso hacían bromas con lo que estaba sucediendo”.

Hoy volverá a emprender el viaje a Pamplona aunque esta vez espera que sin incidentes.

Herramientas de Contenido