Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Predicciones, previsiones y riesgos

El Gobierno de Navarra debe explicar el operativo de respuesta a la nevada del sábado, como cualquier otra acción pública, en una jornada que destacó sobre todo por la solidaridad de los vecinos de Alsasua con las personas atrapadas en Etxegarate

Martes, 9 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

es habitual que cuando un episodio climatológico extremo origina problemas de tráfico -habituales en las grandes nevadas- o cortes de luz, riadas o inundaciones, la política entre en el debate a la búsqueda de responsabilidades. Tras la tormenta de nieve del pasado sábado, UPN, PSN y PP se han apresurado a pedir explicaciones al departamento de Interior del Gobierno de Navarra. Están en su derecho, por supuesto. Pero el tono que acompaña a sus interpelaciones parece desmedido para el alcance de lo ocurrido durante prácticamente todo el día en las carreteras navarras. Más aún si se compara con el debate político abierto en el Estado por el desastre de miles de vehículos atrapados en carreteras y por las penosas explicaciones ofrecidas por los responsables de Interior y Tráfico del Gobierno del PP. En Navarra hubo cierre de tráfico en algunas rutas, cortes de luz y algunas localidades quedaron aisladas, como es habitual cada vez que la nieve cae de forma intensa, pero es igualmente cierto que la actuación de los responsables de emergencias, los grupos de voluntarios de Cruz Roja y DYA, los efectivos de bomberos y los cuerpos de seguridad -al margen de los problemas de competencias que pudieran darse en algún momento- permitieron un tránsito viario de alta normalidad durante buena parte de la jornada en la mayor parte del territorio navarro. El hecho concreto de las retenciones en Alsasua que afectaron a cientos de personas -que el Ayuntamiento de la localidad y los vecinos ayudaron a solventar de forma solidaria ejemplar- tuvo su origen en la decisión de Gipuzkoa de cerrar al tráfico Etxegarate dadas las condiciones de la red viaria, el número de camiones y coches ya atrapados y las dificultades que todo ello suponía para despejar la carretera y posibilitar una circulación con garantías de seguridad. Sin olvidar que pese el tiempo ha permitido que las predicciones meteorológicas afinen al máximo, sigue siendo una ciencia inexacta y por tanto sus avisos y las consecuencias previsibles de los mismos pueden estar sometidos a margen de error por exceso o por defecto. Por ello, cada parte implicada puede y debe actuar cada vez mejor, incluidos también los conductores que por una razón u otra se arriesgan a viajar pese a las alertas de peligro y además en muchos casos lo hacen sin seguir las recomendaciones mínimas de seguridad para esas condiciones extremas. En todo caso, el Gobierno foral debe ofrecer explicaciones claras y transparentes. Como sobre cualquier otra responsabilidad pública.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »