Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

Alsasua

Por Joseba Santamaria - Martes, 9 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Los vecinos de Alsasua dieron una lección de solidaridad la noche del sábado al acoger y dar cobertura a cientos de personas atrapadas por la nevada en Etzegarate. Por supuesto, ese gesto apenas ha tenido repercusión mediática más allá de las mugas de Navarra. Ni las tertulias basura de televisiones y radios que azuzaron una enorme campaña de desprestigio contra Alsasua hace más de un año ni los grandes medios de comunicación que alimentaron aquella intoxicación de la opinión pública con falsedades dedicaron espacios -excepto alguna pequeña reseña de las agencias informativas- a lo ocurrido la noche del sábado allí. Es evidente que los vecinos y las autoridades de Alsasua y los efectivos de emergencias -bomberos, Cruz Roja, DYA- y los diferentes cuerpos policiales que intervinieron en el operativo no lo hicieron esperando ese reconocimiento. Pero la realidad contradice el discurso infame de quienes mostraron durante semanas a Alsasua como “un nido de terroristas”, una “localidad donde se respira odio” o un lugar en el que se “persigue a los guardia civiles y a sus hijos”. Un pueblo de violentos e intolerantes. Eran mentiras y cualquier ciudadano de Navarra lo sabía, incluso quienes se sumaron por intereses partidistas y políticos desde aquí también a una estrategia de desinformación que sustituyó el relato de la verdad de unos hechos por las consignas políticas, policiales y judiciales. Los vecinos de Alsasua -como creo que hubieran hecho los de cualquier otra localidad de Navarra o de otros territorios del Estado ante una situación similar- demostraron la verdad de cómo se convive allí. Pero tres jóvenes cumplen hoy 422 días encarcelados en prisión preventiva sin juicio ni condena por una trifulca -o agresión- en un bar de madrugada con dos agentes de la Guardia Civil que un auto judicial tipificó como un presunto delito de terrorismo. No se trata de blanquear nada. Pero a aquel ruido indigno de hace 422 días le ha seguido ahora un silencio clamoroso. Como era de esperar.

Herramientas de Contenido