Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Dos menores, uno de 13 años, se entregan por la muerte del exfutbolista Urrengoetxea

La Ertzaintza considera al sospechoso de 17 años autor de la patada mortal al exjugador del Amorebieta durante el robo

Itziar Gorospe - Martes, 9 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

‘Urren’, en su época como futbolista.

‘Urren’, en su época como futbolista. (Foto: Oskar González)

Galería Noticia

  • ‘Urren’, en su época como futbolista.

pamplona- El caso Urrense ha resuelto con la identificación y detención de los dos menores sospechosos del asalto mortal del exfutbolista Ibon Urrengoetxea la madrugada del pasado 23 de diciembre en Bilbao. Los presuntos culpables son dos menores, de 13 y 17 años, que tendrán que afrontar la acusación judicial de diferente forma. El más joven se presentó hace unos días en la comisaría de Deusto junto a sus padres, aunque al no tener la edad legal para la responsabilidad penal -son 14 años- quedó en libertad. Ayer, a media tarde, el segundo de los sospechosos se entregó voluntariamente en el Juzgado de Guardia de Bilbao. Fue acompañado de su madre y de un abogado y, tras prestar declaración ante el juez, este decidió su internamiento en el centro de menores de Zumarraga;el mismo centro, de régimen cerrado, al que fueron trasladados los cuatro menores acusados de la violación grupal de Barakaldo. Ibaiondo es el único centro del País Vasco con nivel I de internamiento.

Ibon Urrengoetxea, de 43 años, casado y con un hijo de 5 años, murió la madrugada del pasado 23 de diciembre, después de que fuera asaltado por dos jóvenes para robarle la cartera. Eran las 4.20 horas del sábado y Urrense dirigía por la calle Navarra a la Plaza Circular para coger un taxi y volver a casa. Cuando estaba a la altura del paso de peatones en la intersección con la calle Ripa, los dos menores se aproximaron a él y comenzaron a abrazarle, según los testigos, mientras le robaban la cartera. Fue en ese instante cuando el exfutbolista del Amorebieta, entre otros equipos, se dio cuenta de lo que estaba pasando y opuso resistencia. Uno de ellos, presumiblemente el más mayor, le lanzó una patada que le hizo perder el equilibrio. En la caída, su cabeza golpeó fuertemente contra el asfalto y murió en aquel mismo paso de peatones. Los dos chicos salieron huyendo al darse cuenta de que el asalto se les había ido de las manos. No se llevaron el móvil de su víctima, gracias al cual fue identificado, ni tampoco una importante cantidad de dinero que este llevaba en uno de los bolsillos de su chaqueta.

La investigación se centró entonces en descubrir a los autores a través de las declaraciones de los testigos y también de las cámaras de vigilancia de los edificios y de tráfico. En el visionado, aunque de mala calidad, los agentes identificaron a los dos menores. Ya les conocían de otros delitos anteriores. Se trataba de dos chicos integrantes de la banda denominada Ghetto Family, un nutrido grupo de menores delincuentes acostumbrados a asaltar a otros chicos en las inmediaciones de Indautxu y del parque de Doña Casilda. “Son gente muy, muy joven y por eso no tienen antecedentes”. Con estas palabras describen fuentes de la investigación a estos jóvenes, a quienes desde el primer instante pusieron en el punto de mira del homicidio de Urren.

A partir de ese momento, las pesquisas y las declaraciones fueron cerrando el círculo, hasta que la pasada semana, la Ertzaintza entregó en Fiscalía de Menores el informe sobre el caso. A partir de ahí, se decretó la orden de detención, aunque al más pequeño no se le puede detener, ya que no alcanza la edad mínima necesaria para responder ante los hechos delictivos que cometa.

De esta forma, y contando ya con la declaración del más pequeño de los dos sospechosos, era cuestión de tiempo que se produjera la detención del otro presunto implicado. Ayer se entregó a las autoridades judiciales y, contando ya con 16 años, este sí será responsable de la muerte del vecino de Amorebieta.

Herramientas de Contenido